Archivo de la categoría: Sistematización de la práctica

Qué resulta efectivo en la reducción del trabajo infantil

Hoy concluye la exposición organizada por la OIT en la Estación de Santa Justa en Sevilla, que ha mostrado el impacto positivo de las políticas contra el trabajo infantil en la última década. Las regulaciones internacionales, la educación obligatoria y la reducción de la pobreza están entre los elementos centrales.
*

A continuación puedes descargar un pequeño artículo en el que describimos algunas de las acciones que han resultado efectivas a lo largo de dicho período:

  • Elementos centrales en la reducción del trabajo infantil: acceso a una educación universal de calidad, transferencia condicionada de efectivos y coaliciones de agentes sociales [pdf]

Como documentación complementaria puedes consultar:


De las diversas formas de participación comunitaria II

voluntariadotic Comentamos más impresiones a las ya citadas en la entrada anterior alrededor del encuentro  “Juventud, voluntariado y TIC: promoviendo la participación social en la Universidad”, organizado por la Fundación Cibervoluntarios y en el que han participado asociaciones, profesionales de la intervención social y estudiantes.

Durante el encuentro se han suscitado diferentes temas de debate sobre la actualidad del voluntariado y los procesos de participación ciudadana, las competencias digitales de las entidades de voluntariado y las alternativas de colaboración y transferencia de conocimientos entre el ámbito teórico y el aplicado. Algunas de las ideas se resumen a continuación:

  • La gestión de los recursos virtuales conlleva repercusiones reales. Las TIC pueden optimizar el funcionamiento de procesos organizativos básicos, tales como la planificación interna, la comunicación, la formación ,etc. Las competencias asociadas a la gestión de los recursos de voluntariado también han experimentado nuevas exigencias. Ahora no solo se gestiona capital humano, sino también la información y, en última instancia, el conocimiento, que adquiere un valor estratégico en la medida en que se disemine al conjunto de la organización. Esta gestión es clave en la medida en que la participación asume diferentes  formatos gracias a las TIC. Por ejemplo, en algunas organizaciones puede que el voluntariado no haya visitado nunca la sede física de la entidad, en otras, por el contrario, la sede física pierde peso para el intercambio de información entre sus integrantes y el logro de sus objetivos.
  • La participación como contribución de valor a la comunidad por encima del beneficio personal. Asistimos a expresiones ciudadanas donde la administración pierde peso respecto al liderazgo de la sociedad civil. Es el caso de iniciativas como bancos del tiempo, redes de autoabastecimiento, mercados solidarios, monedas sociales, etc.  El voluntariado como experiencia de transformación social muestra una enorme capacidad de adaptación a diferentes contextos de participación. Sin embargo, no toda actividad colaborativa tiene por qué ser definida en términos de experiencia significativa. El componente clave viene determinado por la creación de valor a la comunidad más allá del beneficio individual de las personas que participan. Esta dimensión más de relevancia social se vuelve especialmente atractiva cuando participan grupos sociales y/o colectivos más vulnerables.
  • La transferencia de conocimientos y/o recursos como componente de innovación. La utilidad social del conocimiento es un tema recurrente en espacios de debate universitarios. La relación ciencia-práctica es el paradigma sobre el que fundamentar las relaciones de colaboración entre la investigación teórica y los contextos aplicados de intervención. Por su parte, experiencias de aprendizaje-servicio o las propias comunidades de aprendizaje ponen el acento en la transmisión (cuando no construcción) del conocimiento a través de experiencias de compromiso con la comunidad. El voluntariado ofrece también vías para fomentar modelos de ciudadanía activa al tiempo de socializar una cultura de participación a lo largo del ciclo vital.

En suma, el encuentro ha puesto de relieve argumentos para continuar el debate establecido en los siguientes términos: (1)  las TIC han contribuido a la aparición de modalidades de participación como el caso del microvoluntariado; (2) amplían la visibilidad social de las iniciativas comunitarias y (3)  contribuyen al establecimiento de modelos de trabajo cooperativos o en red entre diferentes actores sociales que crean un valor significativo en términos de empoderamiento de aquellos grupos sociales y colectivos en riesgo de exclusión.


De las diversas formas de participación comunitaria

By oatsy40 (CC BY 2.0)

By oatsy40 (CC BY 2.0)

Hoy se ha celebrado en el Pabellón de Uruguay en Sevilla el encuentro “Juventud, voluntariado y TIC: promoviendo la participación social en la Universidad”, organizado por la Fundación Cibervoluntarios, con el apoyo de la Consejería de la Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucia y en colaboración con la Universidad de Sevilla, el Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria (SACU), E-Voluntas y la Plataforma del Voluntariado Social de Sevilla.

Uno de los objetivos ha consistido en valorar la diversidad de formas en las que se expresa la participación comunitaria. Entre otras, se han revisado iniciativas de voluntariado virtual, voluntariado internacional y actividades solidarias con reconocimiento académico:

  • El voluntariado digital permite formas de participación individualizada y en red. Facilita la implicación a distancia o de personas que tienen problemas de movilidad. Sin embargo, a veces se ha visto asociado a formas de implicación comunitaria débil.
  • El voluntariado internacional permite el desarrollo de competencias relacionadas con la movilidad, facilita el conocimiento de la realidad social y promueve la sensibilidad cultural. Los participantes en este tipo de iniciativas pueden contribuir con su acción  a iniciativas de cambio comunitario.
  • Las prácticas universitarias en centros sociales y comunitarios son una oportunidad para la colaboración entre el mundo académico y el mundo profesional. Permiten conocer buenas prácticas de intervención, sirven para desarrollar encargos comunitarios y tienen potencial para la sistematización de la práctica.

En la revisión de estas experiencias se destacó (1) el rol de mediación del voluntario o del estudiante en prácticas, (2) la riqueza de la diversidad de acciones y contextos en torno las iniciativas de acción solidaria y (3) el papel del voluntariado como experiencia transformadora, con potencial para la formación académica y personal.


Psychosocial Intervention/ Intervención psicosocial

portada_500La revista Psychosocial Intervention es una publicación del Colegio Oficial de Psicólogos editada por Elsevier, que publica sobre temas de “intervención psicosocial en los niveles individual, familiar, redes sociales, organización, comunidad y población”. Está editada por Enrique Gracia y se centra preferentemente en acciones basadas en la evidencia y en estrategias de carácter social y comunitario.

Es una de las revistas españolas con más impacto en el ámbito de la intervención social y comunitaria. A continuación se pueden consultar algunos de los monográficos más recientes:


Sistematización de buenas prácticas educativas contra la violencia de género

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Secretaría de Educación Pública de México (SEP) han editado un informe de “Sistematización de buenas prácticas internacionales, prioritariamente de América Latina, relacionadas a intervenciones de carácter artístico, cultural y deportivo para disminuir y erradicar la violencia de género en escuelas primarias y secundarias”.

En dicho informe se propone la sistematización de 17 prácticas, programas e iniciativas educativas que tengan entre sus componentes la prevención de la violencia en niños, niñas y adolescentes y en los que el arte, el deporte y las experiencias extracurriculares en el contexto educativo tengan especial relevancia. De cada una de las iniciativas se destaca el nombre del proyecto, su contexto, el alcance, la descripción de la intervención, los resultados obtenidos y las conclusiones que se pueden obtener para el sector educativo en México. Además, el documento propone lecciones aprendidas y recomendaciones, extraidas de estas experiencias, para la intervención en este ámbito.

Entre las experiencias recogidas se incluye el programa de prevención del trabajo infantil en el contexto educativo “Edúcame Primero, Colombia”. Algunos de los elementos que se destacan del programa son:

  • La integración de padres, madres y docentes en el desarrollo e implementación del programa como forma de dar continuidad al programa en los contextos educativo, familiar y comunitario.
  • La participación de niños y niñas no escolarizados y habitualmente descartados de los programas de intervención en el contexto del centro escolar.
  • La distinción en el programa de resultados individuales y grupales, como forma de reflexionar de forma más precisa sobre el impacto del programa.
  • La eficiencia del programa teniendo en cuenta el presupuesto, la cobertura y los resultados finales.
  • La coordinación y cooperación entre Estado, Sociedad civil y la iniciativa privada.
  • La participación clave de la universidad, lo que permitió mejorar la sistematización y la evaluación de la iniciativa.
  • La utilización del contexto, los recursos y la infraestructura escolar fuera del horario de clase.

10 teorías sobre el cambio social

http://www.evaluationinnovation.org/sites/default/files/cei_logo.png¿Por qué se produce el cambio social? ¿Cuándo tienen éxito los esfuerzos políticos? Un breve e interesante documento del Center for Evaluation Innovation resume 10 teorías sobre el cambio. Cada teoría se resume con un mapa que conecta estrategias y resultados. Entre los modelos se cuentan aportaciones de la ciencia política, la sociología, la psicología social y la comunicación.

Modelos de cambio global

  1. Teoría de los grandes saltos. El cambio se produce cuando se dan las condiciones adecuadas.
  2. Teoría del establecimiento de agendas. El cambio se produce cuando hay ventanas de oportunidad.
  3. Teoría de las coaliciones. El cambio se produce por la actividad coordinada de inviduos u organizaciones.
  4. Teoría de las élites políticas. El cambio se produce al trabajar directamente con aquellos con poder para la toma de decisiones.
  5. Teoría del régimen. El cambio depende de un grupo densamente conectado de individuos con capacidad de influencia.

Teorías tácticas

  1. Mensajes y marcos. Las preferencias individuales dependen de cómo se les presenten las opciones.
  2. Influencia en los medios. La agenda política depende del grado de cobertura de los medios.
  3. Organización comunitaria. El cambio se produce por la acción colectiva de los miembros de la comunidad interesados en modificar los problemas que les afectan.
  4. Formación de grupos y auto-categorización. Los individuos se identifican con grupos y actúan de acuerdo con su categoría de pertenencia.
  5. Difusión de innovaciones. El cambio depende de que una idea o un programa sea asumido por una masa crítica.
  • ¿Quieres saber más? Lee el documento completo [pdf]

Estrategias de transferencia de resultados

La transferencia de resultados se ha entendido tradicionalmente como un proceso de difusión de la información científica, consistente en la traslación de los modelos teóricos a la práctica profesional.

Sin embargo, la relación entre la teoría y la práctica suele ser más compleja, conllevando -entre otros- procesos de apropiación comunitaria de los modelos científicos. Siguiendo esta aproximación, las estrategias de transferencia de resultados son diversas y van más allá de la mera difusión de información científica. De hecho, cada agente de intervención puede poner en marcha estrategias específicas de transferencia de resultados:

Investigadores científicos

  • Mejorar la diseminación y el acceso a la investigación sobre cuáles son las características de los programas más efectivos en cada ámbito.
  • Estudiar el efecto de los factores contextuales (comunitarios) en el problema social de interés.
  • Hacer de “traductores” de los conceptos científicos para quienes tengan que utilizarlos en la intervención.
  • Revisar revistas orientadas a la práctica para conocer la traducción que se hace de los conceptos científicos en programas concretos y estar al tanto de los retos que supone su implantación.
  • Contar con la participación de profesionales en el proceso de investigación, para potenciar el uso social del conocimiento.

Evaluadores de programas

  • Buscar y diseminar información científica a los profesionales.
  • Entrenar a los profesionales para acceder a la literatura científica.
  • Trabajar con los profesionales para elegir los programas adecuados de acuerdo con la literatura científica y las necesidades de la comunidad.
  • Estimular y colaborar con los profesionales para publicar los resultados de los programas en fuentes científicas y profesionales.
  • Asegurar que programas complejos se aplican con fidelidad, y estimular el refinamiento de los conceptos durante su implantación.

Profesionales de la intervención

  • Aumentar la publicación de sus éxitos y fallos en la intervención, para difundir las “lecciones aprendidas” a lo largo de su experiencia.
  • Dar feedback a los investigadores sobre lo que está funcionando y lo que no en la práctica, y qué necesita de un mayor refinamiento.
  • Utilizar las características de los programas efectivos según los científicos en la selección de los programas a implantar.
  • Desarrollar sistemas de seguimiento comparativo de programas, para inducir “buenas prácticas”.
  • Dar publicidad al programa, obtener financiación suficiente, colaborar con otros servicios similares e implicar a los miembros de la comunidad.

Agencias nacionales o regionales de intervención

  • Aumentar la financiación para la tecnología de transferencia del conocimiento científico.
  • Trabajar en la creación de una base de datos centralizada de información científica, información sobre programas con éxito, revisiones de la literatura, y estrategias de evaluación habituales.
  • Establecer como requisitos para la financiación (a) la evaluación de resultados, (b) la implicación de profesionales en los equipos de investigación, (c) la inducción de buenas prácticas a partir de la aplicación de programas, etcétera.
  • Estandarizar los criterios de aplicación de programas por área de necesidad.
  • Establecer un sistema de gestión por resultados.

Esta propuesta aparece desarrollada en:

Publicado originalmente en Comunitaria.


De investigación-acción

La metodología de enseñanza-aprendizaje del Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria de la Universidad de Sevilla sigue un modelo de investigación-acción, combinando estrategias inductivas y deductivas:

  • Formación teórica. Las sesiones teóricas presenciales se continúan en pequeños grupos de trabajo, que estudian las lecturas y experiencias de intervención de cada módulo.
  • Sistematización de la práctica. Por otro lado, se realizan actividades de reflexión sobre la práctica profesional, siguiendo dos líneas de trabajo inductivo: (1) Se organizan sesiones con profesionales invitados, que presentan buenas prácticas de intervención y resumen las lecciones aprendidas a lo largo de su experiencia. A continuación, los estudiantes del máster desarrollan casos prácticos, siguiendo el modelo Getting to Outcomes. (2) Por su parte, tanto las prácticas como los trabajos fin de máster responden a encargos comunitarios específicos.

Amplia el gráfico para examinar el esquema de trabajo.

See also the action-research approach of the Master in English.


Guía práctica para la innovación social en 10 pasos

socialinnovation

La Comisión Europea, a través de la D.G. de Política Regional y Urbana y la D.G. de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión,  ha publicado la Guía para la Innovación Social, elaborada a partir del análisis de experiencias de intervención social financiadas con fondos europeos.

Este documento se enmarca en el contexto de la estrategia Europa 2020, y viene a sistematizar un conjunto de lecciones aprendidas que serán de utilidad para ajustar las políticas de financiación públicas en el nuevo marco de financiación europea 2014-2020.

La guía pone el acento en el papel de la innovación social como componente esencial en el diseño, implementación y evaluación de programas. Este componente estratégico tendría sentido en la medida en que las políticas públicas se ajusten a las necesidades de la sociedad, genere nuevos espacios de colaboración y proponga alternativas sostenibles en el tiempo y expresadas en mejoras en la calidad de vida de la población.

Algunas de las buenas prácticas propuestas en la guía son las siguientes:

  •  The Social Innovation Camp, un espacio de colaboración entre el diseño de tecnología y respuestas a retos sociales, desarrollada en el Reino Unido.
  • La 27e région en Francia, a través del cual un grupo de especialistas en diferentes disciplinas se concentran durante semanas junto con grupos y asociaciones locales para discutir y dar respuesta a demandas y mejoras en el entorno comunitario.
  • Citilab, centro para la innovación social y digital, configurado a modo de clearinghouse para la promoción de iniciativas digitales y situado en Cornellá de Llobregat (Barcelona).
  • The Danish Business Authority, iniciativa a través de la cual la gestión de los fondos europeos daneses derivó en una práctica interactiva con la ciudadanía y permitió un control comunitario de sus resultados.

10 pasos prácticos para implementar la innovación social

10steps

El análisis de las prácticas se realiza desde un enfoque inductivo, empleando como ejemplos programas reales financiados y ofreciendo recomendaciones para el desarrollo de una estrategia de innovación social para futuros programas de acuerdo con los siguientes diez pasos:

  1. Aprender sobre innovación social y unir piezas. Liderar no quiere decir asumir íntegramente la toma de decisiones sobre un programa. Las instituciones públicas han de conocer el enfoque basado en la innovación social y tener la capacidad para ponerlo en práctica en un contexto concreto. Para ello, se recomienda conocer la realidad y la dinámica social de un territorio, implicar a agentes clave, líderes comunitarios y ponerlos en contacto con personas expertas. Posteriormente, este proceso se abre al conjunto de la comunidad donde debatir las mejores propuestas.
  2. Definir la táctica y cómo  llevarla a la práctica. Etapa dedicada al establecimiento de criterios de evaluación de las fases del programa de trabajo. Estas evidencias deben ser coherentes con la lógica de la innovación y la mejora continua. Puede requerir la mejora de las competencias del equipo técnico de las instituciones implicadas (p.ej. formación).
  3. Partir del conocimiento en profundidad del contexto. Se trata de anticipar las tendencias o desafíos futuros a los que se puede enfrentar la comunidad, e integrar este conocimiento en el quehacer de las políticas públicas y del desarrollo socioeconómico de la región. Crear un listado de potencialidades de la zona por muy pequeñas que parezcan.
  4. Priorizar y seleccionar la estrategia. La comunidad debe asumir la innovación social como una de sus prioridades, que deben estar claramente definidas, presupuestadas y formar parte de la agenda sociopolítica de la región.
  5. Desarrollar herramientas de colaboración con el tejido social. Este apartado concentra sus esfuerzos en transmitir competencias a la ciudadanía y sus entidades para apropiarse de la lógica de la innovación social, por ejemplo, aprendiendo cómo hacer sostenibles sus iniciativas ciudadanas, cómo promover coaliciones comunitarias, o cómo rentabilizar socialmente iniciativas de auditoria social a instituciones y empresas.
  6. Promover plataformas abiertas hacia la innovación. Parte más organizativa del plan de trabajo, dedicado a la definición compartida de una hoja de ruta que oriente las actividades de los diferentes actores sociales participantes, sin perder de referencia los objetivos previstos. Compartir una visión y un estilo de gobernanza son aspectos claves en esta fase.
  7. Desarrollar recursos donde incubar la innovación social. Una vez se han creado las condiciones necesarias para la financiación europea, la comunidad está “preparada” para co-gestionar un proceso de innovación que incida tanto en la mejora de políticas públicas, en la creación de nuevas empresas (o mejora de las existentes) y en la dinamización de la participación ciudadana.
  8. Crear laboratorios e infraestructuras para la innovación social. Definido el proyecto piloto o experimental, es la parte más visible del proceso, donde se crean estructuras, parques tecnológicos, nuevos modelos de negocio desde una nueva dinámica de participación. Los campos de intervención son diversos. Puede tener impacto en la regeneración empresarial de una zona, el diseño urbanístico, el impacto ambiental o en la prestación de servicios públicos más ajustados a las necesidades de la población.
  9. Definir la zona económica de trabajo para la innovación. Las propuestas deben asentarse como iniciativas económicas viables. Las autoridades pueden fomentar modelos de negocio sostenible y de base centrada en la innovación social. Pueden crearse zonas de especial protección donde laboratorios experimentales y prácticas empresariales convivan y contribuir así al desarrollo social de la región.
  10. Promover un intercambio internacional de prácticas innovadoras en el marco de los programas europeos. El éxito de estas buenas prácticas reside también en su capacidad para hacerlas evidentes y compartirlas en el marco de otras experiencias a escala internacional. El ciclo del programa se cierra una vez se ponen en valor la contribución de la innovación social al conjunto del desarrollo económico y social de Europa.

La guía completa está disponible en el siguiente enlace (pdf inglés) [ver aquí].


Guía del máster ISyC

El Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria ha editado una guía de orientación académica, que proporciona un conjunto de recursos para la investigación y el aprendizaje de los estudiantes del postgrado. En la edición de la guía han participado Isabel Herrera, Daniel Holgado, Ignacio Ramos, Fran Santolaya e Isidro Maya Jariego.

Parte del trabajo se ha desarrollado en el marco de un proyecto de innovación docente, durante el curso 2011-2012. El documento combina orientaciones para los estudiantes con recursos bibliográficos y de presentación del área.

La guía puede descargarse en formato pdf en el siguiente apartado. También puedes consultar una reseña sobre la elaboración de la guía, que explica brevemente las características del título.

Guía del Máster en Psicología de la ISyC

  • Guía del Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria [pdf]
  • Ficha técnica del máster y plan de estudios.
  • Bibliografía comentada sobre psicología de la intervención social y comunitaria.
  • Guía de buenas prácticas para profesionales invitados.
  • Recomendaciones para la elaboración del trabajo fin de máster.
  • Orientaciones para la realización de las prácticas externas.
  • Guía Europsy de competencias en intervención social y comunitaria.

Publicado originalmente en Comunitaria.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: