Archivo de la categoría: Evaluación de las acciones de voluntariado

Red Americana de Intervención en Situaciones de Sufrimiento Social

raisss_chili1

La revista Voluntas ha publicado recientemente el artículo “American Network for Intervention in Situations of Social Suffering (RAISSS): A Case Study of a Civil Society Organization Network”. Se trata de un estudio que aplica el Análisis de Redes Sociales y la Dinámica de Sistemas Complejos a la evolución de la actuación y la investigación conjunta de las 142 organizaciones de la sociedad civil que forman parte de la Red Americana para la Intervención en Situaciones de Sufrimiento Social (RAISSS). A continuación reproducimos el resumen del artículo:

Abstract. Las redes de las organizaciones de la sociedad civil en la región latinoamericana participan cada vez más en la defensa de la política pública. Existen muchos estudios que abordan esta cuestión, pero lo hacen principalmente mediante enfoques metodológicos cualitativos y existen pocos analizados desde un enfoque de análisis de red social. Presentamos un estudio de caso que analiza la Red Americana de Intervención en Situaciones de Sufrimiento Social (RAISSS), una red transnacioal de redes de la sociedad civil de 15 países latinoamericanos que trabajan con el mismo metamodelo, denominado ECO2, para promover la inclusión social y la defensa de la política pública.

Keywords: Social networks; Civil society organizations; Network analysis; Dynamic network models

Referencia del artículo:

  • Machín Ramírez, J. (2015). American Network for Intervention in Situations of Social Suffering (RAISSS): A Case Study of a Civil Society Organization Network. Voluntas. International Journal of Voluntary and Nonprofit Organizations. Online First.

 

Anuncios

Sobre el impacto del tercer sector

thirdsectorimpactEl Third Sector Impact Project es una iniciativa configurada a modo de consorcio de universidades, plataformas y organizaciones sociales con el propósito de describir la compleja realidad del tercer sector y los efectos de su actividad en la realidad social y económica europea.

El proyecto tiene una vocación comparativa europea. Actualmente, participan más de 30 investigadores procedentes de 10 países, donde colaboran alrededor de 100 entidades asociadas cuya prácticas es analizada a la hora de proponer indicadores clave sobre el desempeño del tercer sector.

Para ello, el proyecto organiza eventos, seminarios y pone a disposición diferentes publicaciones que, a modo de recursos online, introducen al lector en el terreno de palabras y procesos clave asociados al impacto organizativo y al establecimiento de sus indicadores de medición.

En el protal web del proyecto (por ahora solo en inglés) se identifican sus cuatro áreas de trabajo:

  • Concepto: Dirigida a precisar la definición de las diversidad de manifestaciones en torno al tercer sector y su relación con la realidad socioeconómica, así como con otros sectores públicos y privados.
  • Medida:  Área más centrada en el establecimiento de indicadores de desempeño compartidos a escala europea y que rindan cuenta de manera estable sobre el funcionamiento del tercer sector.
  • Impacto: Orientada hacia la definición de sistemas empíricos sobre la efectividad del tercer sector y la acción voluntaria, así como de integrar estos indicadores en lo sistemas estadísticos existentes a escala europea.
  • Barreras: Se propone estudiar aquellos aspectos organizativos y contextuales que limitan la consecución del éxito en las iniciativas del tercer sector, proponiendo alternativas para reducir o limitar el efecto de estos obstáculos.

Más información en: http://thirdsectorimpact.eu/

En E-VOLUNTAS ya comentamos algunos recursos sobre medición del voluntariado y su situación a nivel internacional [1] [2]


Activista social visitante en la Universidad de Michigan

El Centro para la Educación de la Mujer de la Universidad de Michigan tiene abierta la convocatoria para participar en el programa “activista social visitante”. Se trata de una beca de 10.000 dólares y alojamiento durante cuatro semanas en University of Michigan-Ann Arbor. Los beneficiarios elaborarán durante su estancia un producto que contribuya a sus iniciativas de activismo social y que puedan beneficiar potencialmente a otros activistas.

Los productos pueden ser materiales educativos, videos, artículos de investigación, planes de acción o estrategias de comunicación, entre otros.


Prácticas externas de psicología en Cibervoluntarios

La utilización de las nuevas tecnologías como herramienta de dinamización, comunicación y participación de diversos colectivos se desarrolla durante el presente curso con dos iniciativas de practicum de psicología en colaboración con Cibervoluntarios: Madejitas y El Rincón del Donante.

MadejitasEn el primer caso, se trata de un blog y una página Web, orientada “a la información, formación, asesoramiento y espacio de reflexión sobre la adopción y otras medidas de protección de la infancia para padres que están en proceso de espera para la adopción de menores.”. La página Web, que se complementa con el blog mencionado, de actualización periódica con noticias e información relativa a la adopción, se basa en la incorporación de información, enlaces, páginas de interés y documentos sobre los procedimientos y los pasos en la adopción. Con un estilo directo y cuidado, ofrece un espacio sencillo y de fácil acceso.

DonanteEn el caso de El Rincón del Donante, se trata de un proyecto de sensibilización a través de la difusión de noticias y contenidos de interés relacionados con la donación de sangre.

Estas dos experiencias enriquecen el amplio y diverso catálogo de experiencias previas de colaboración entre la Facultad de Psicología y Cibervoluntarios.

Desde hace varios años, la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla y Cibervoluntarios, ofrecen plazas de prácticas externas cuyo objetivo es poner en marcha estrategias de intervención en diversos ámbitos usando las nuevas tecnologías como herramienta de comunicación y colaboración. A través de estas acciones, los estudiantes han podido participar en el desarrollo de estrategias de participación comunitaria, voluntariado online, formación en nuevas tecnologías, etcétera. Ello les ha permitido adquirir competencias de autonomía y autogestión, dinamización de grupos y contenidos en Internet, etcétera.

Destaca sobre todo la variedad de ámbitos de aplicación que se han incluido:


Competencias, tecnología y voluntariado


El voluntariado es una experiencia transformadora, que ofrece oportunidades para el aprendizaje y el desarrollo de competencias. Para desarrollar esta idea, Cibervoluntarios organizó las jornadas “Juventud, voluntariado y TIC: Competencias en Positivo” en el Salón de Actos del Pabellón de Uruguay de la Universidad de Sevilla.

En el encuentro participaron voluntarios, organizaciones no gubernamentales y agencias encargadas de promover la participación ciudadana. Las sesiones se centraron en analizar la contribución de las tecnologías de la información en las iniciativas de participación de los jóvenes. Entre otros, se examinaron experiencias de activismo social, prácticas externas, cooperación internacional y voluntariado virtual.

Las jornadas sirvieron para mostrar la diversidad de formas de participación comunitaria de los jóvenes, y la contribución del voluntariado a los procesos de construcción comunitaria. En el video se recogen las opiniones de algunos de los estudiantes, voluntarios y expertos participantes en las jornadas.


De las diversas formas de participación comunitaria II

voluntariadotic Comentamos más impresiones a las ya citadas en la entrada anterior alrededor del encuentro  “Juventud, voluntariado y TIC: promoviendo la participación social en la Universidad”, organizado por la Fundación Cibervoluntarios y en el que han participado asociaciones, profesionales de la intervención social y estudiantes.

Durante el encuentro se han suscitado diferentes temas de debate sobre la actualidad del voluntariado y los procesos de participación ciudadana, las competencias digitales de las entidades de voluntariado y las alternativas de colaboración y transferencia de conocimientos entre el ámbito teórico y el aplicado. Algunas de las ideas se resumen a continuación:

  • La gestión de los recursos virtuales conlleva repercusiones reales. Las TIC pueden optimizar el funcionamiento de procesos organizativos básicos, tales como la planificación interna, la comunicación, la formación ,etc. Las competencias asociadas a la gestión de los recursos de voluntariado también han experimentado nuevas exigencias. Ahora no solo se gestiona capital humano, sino también la información y, en última instancia, el conocimiento, que adquiere un valor estratégico en la medida en que se disemine al conjunto de la organización. Esta gestión es clave en la medida en que la participación asume diferentes  formatos gracias a las TIC. Por ejemplo, en algunas organizaciones puede que el voluntariado no haya visitado nunca la sede física de la entidad, en otras, por el contrario, la sede física pierde peso para el intercambio de información entre sus integrantes y el logro de sus objetivos.
  • La participación como contribución de valor a la comunidad por encima del beneficio personal. Asistimos a expresiones ciudadanas donde la administración pierde peso respecto al liderazgo de la sociedad civil. Es el caso de iniciativas como bancos del tiempo, redes de autoabastecimiento, mercados solidarios, monedas sociales, etc.  El voluntariado como experiencia de transformación social muestra una enorme capacidad de adaptación a diferentes contextos de participación. Sin embargo, no toda actividad colaborativa tiene por qué ser definida en términos de experiencia significativa. El componente clave viene determinado por la creación de valor a la comunidad más allá del beneficio individual de las personas que participan. Esta dimensión más de relevancia social se vuelve especialmente atractiva cuando participan grupos sociales y/o colectivos más vulnerables.
  • La transferencia de conocimientos y/o recursos como componente de innovación. La utilidad social del conocimiento es un tema recurrente en espacios de debate universitarios. La relación ciencia-práctica es el paradigma sobre el que fundamentar las relaciones de colaboración entre la investigación teórica y los contextos aplicados de intervención. Por su parte, experiencias de aprendizaje-servicio o las propias comunidades de aprendizaje ponen el acento en la transmisión (cuando no construcción) del conocimiento a través de experiencias de compromiso con la comunidad. El voluntariado ofrece también vías para fomentar modelos de ciudadanía activa al tiempo de socializar una cultura de participación a lo largo del ciclo vital.

En suma, el encuentro ha puesto de relieve argumentos para continuar el debate establecido en los siguientes términos: (1)  las TIC han contribuido a la aparición de modalidades de participación como el caso del microvoluntariado; (2) amplían la visibilidad social de las iniciativas comunitarias y (3)  contribuyen al establecimiento de modelos de trabajo cooperativos o en red entre diferentes actores sociales que crean un valor significativo en términos de empoderamiento de aquellos grupos sociales y colectivos en riesgo de exclusión.


De las diversas formas de participación comunitaria

By oatsy40 (CC BY 2.0)

By oatsy40 (CC BY 2.0)

Hoy se ha celebrado en el Pabellón de Uruguay en Sevilla el encuentro “Juventud, voluntariado y TIC: promoviendo la participación social en la Universidad”, organizado por la Fundación Cibervoluntarios, con el apoyo de la Consejería de la Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucia y en colaboración con la Universidad de Sevilla, el Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria (SACU), E-Voluntas y la Plataforma del Voluntariado Social de Sevilla.

Uno de los objetivos ha consistido en valorar la diversidad de formas en las que se expresa la participación comunitaria. Entre otras, se han revisado iniciativas de voluntariado virtual, voluntariado internacional y actividades solidarias con reconocimiento académico:

  • El voluntariado digital permite formas de participación individualizada y en red. Facilita la implicación a distancia o de personas que tienen problemas de movilidad. Sin embargo, a veces se ha visto asociado a formas de implicación comunitaria débil.
  • El voluntariado internacional permite el desarrollo de competencias relacionadas con la movilidad, facilita el conocimiento de la realidad social y promueve la sensibilidad cultural. Los participantes en este tipo de iniciativas pueden contribuir con su acción  a iniciativas de cambio comunitario.
  • Las prácticas universitarias en centros sociales y comunitarios son una oportunidad para la colaboración entre el mundo académico y el mundo profesional. Permiten conocer buenas prácticas de intervención, sirven para desarrollar encargos comunitarios y tienen potencial para la sistematización de la práctica.

En la revisión de estas experiencias se destacó (1) el rol de mediación del voluntario o del estudiante en prácticas, (2) la riqueza de la diversidad de acciones y contextos en torno las iniciativas de acción solidaria y (3) el papel del voluntariado como experiencia transformadora, con potencial para la formación académica y personal.


Juventud, voluntariado y TIC

cibervoluntariosEl 21 de febrero, Cibervoluntarios organiza la sesión “Juventud, voluntariado y TIC” en el que se presentan experiencias de acción solidaria y tecnologías de la información en el ámbito europeo. Desde la formulación del concepto de “voluntariado virtual” son muchos los casos en los que las TICS se han incorporado en las prácticas de acción social. La acción voluntaria puede contribuir a la formación y el aprendizaje de los que la realizan, y permite integrar fines educativos y comunitarios.

  • El encuentro contará con la participación de organizaciones no gubernamentales y asociaciones de Sevilla, que mostrarán el tipo de actividades en las que pueden implicarse los jóvenes.
  • También se analizará la naturaleza transformadora del voluntariado y otras formas de acción solidaria.
  • La jornada cuenta con una mesa de experiencias y buenas prácticas, contadas por sus protagonistas.
  • Se prestará especial atención al voluntariado de cooperación al desarrollo y a la vinculación del practicum universitario con iniciativas de participación comunitaria.

La actividad tendrá lugar en el Pabellón de Uruguay, de 9.30 a 14.00. Inscríbete en las jornadas remitiendo un correo a alejandra@cibervoluntarios.org (se entrega certificado de asistencia)

De voluntariado y TIC

  • Descarga el programa del encuentro [cartel] [programa]
  • Virtual Volunteering Wiki [Wiki]
  • Experiencias de practicum y voluntariado (pp. 131-136) [pdf]

Mapa de Proyectos de Voluntariado Universitario en Argentina

La Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado del Gobierno Argentino acaba de lanzar una iniciativa de georreferenciación y acceso a la información de proyectos de voluntariado universitarios en el país.

A través de la aplicación de la página web es posible acceder a los proyectos que se están implementando (o que ya han sido aplicados) por diferentes universidades argentinas y financiados por dicha Dirección. De cada proyecto se ofrecen además datos sobre sus objetivos, contexto de aplicación, convocatoria, etcétera. Además se prevé la posibilidad de que desde cada institución pueda subir información y documentación adicional.

Los objetivos de esta iniciativa son fomentar la difusión de los proyectos mediante la creación de un espacio institucional, la participación ciudadana en los distintos proyectos y el trabajo en red.


La gestión del voluntariado: una perspectiva psicosocial

María Luisa Vecina, profesora de psicología social de la Universidad Complutense de Madrid, impartió la sesión “Altruismo, cotilleo y voluntariado” en el Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria. Su presentación combinó la exposición de avances teóricos en el estudio del voluntariado junto a consideraciones prácticas en la gestión de entidades y programas solidarios. Los contenidos se organizaron en torno a tres ejes temáticos:

  1. Bases psicosociales y emocionales del altruismo y el comportamiento prosocial
  2. Avances en la investigación sobre voluntariado y permanencia en las organizaciones
  3. Aplicaciones prácticas sobre la gestión del voluntariado y el compromiso en entidades solidarias

Yo rasco tu espalda si hay algún mecanismo que garantiza que alguien rascará la mía

El voluntariado se ubica en el marco del comportamiento de ayuda sostenida en el tiempo que tiene lugar entre personas desconocidas. En cierta medida, este tipo de fenómenos sociales se sostiene bajo la norma de la reciprocidad indirecta, esto es, cabría esperar que esta norma solidaria se comparta entre los miembros de una sociedad, de manera se percibiera un equilibrio entre los esfuerzos invertidos y los beneficios obtenidos gracias a esta norma de generosidad compartida. “Si hoy realizo algo por los demás… fomento que en algún momento la sociedad también garantice que algo se hará por mi”. El voluntariado, pues, también tendría conexiones emocionales en el plano moral en la medida en que se percibiera como obligatorio responder al comportamiento de ayuda.

El voluntariado como vía para emplear nuestras fortalezas al servicio de una meta más importante que uno mismo

La investigación sobre voluntariado ha evolucionado durante las últimas décadas. Las primeras aproximaciones trataron de indagar factores individuales (e incluso de personalidad) que pronosticaban una mayor implicación en actividades solidarias. Posteriormente, se complementó con factores de tipo psicosocial, entre los que cabría citar la motivación como principal objeto de estudio, es decir, se trataba de identificar qué razones explican que las personas se involucren en el voluntariado, aún implicando en la mayoría de las ocasiones más costes que beneficios aparentes. Esta visión coste-beneficio se amplió también a partir del análisis de aquellos beneficios intangibles, tales como el sentimiento de pertenencia, el autoconcepto, la autorrealización, la sensación de control y poder y el empoderamiento, entre otros.

Actualmente, la investigación en psicología social y comunitaria asume un peso importante de los aspectos organizativos y contextuales de la participación. Es el caso de variables como la satisfacción con el servicio, la integración en la organización, o la identificación con el rol de voluntariado y la organización.

De fondo, el análisis de los efectos del voluntariado, que si bien hasta ahora se concentraban en la propia persona voluntaria, también se incorporan factores de eficacia social de las experiencias de participación en programas de voluntariado. En otras palabras, la psicología comunitaria concentra sus esfuerzos en estudiar el impacto individual de la participación, pero también las consecuencias sobre las organizaciones y los beneficios comunitarios del voluntariado.

5 claves para la gestión del voluntariado

Durante la sesión se consideraron diferentes propuestas prácticas para la gestión de programas de voluntariado a partir de evidencias empíricas. A continuación se presentan algunas de los principales asuntos tratados:

  • El estatus socioeconómico y la cercanía geográfica al lugar del ejercicio del voluntariado serían mejores predictores de la permanencia que las propias motivaciones. Las motivaciones son más sensibles a la experiencia de voluntariado, pueden evolucionar, esto es, tienen un mayor nivel de flexibilidad.
  • La satisfacción de la persona voluntaria pronostica la permanencia del voluntariado en sus primeras fases. Pero a medida que se adquiere experiencia, el compromiso con la organización y el desarrollo de la identidad de rol serían factores más potentes para explicar la permanencia. En cierta medida, este argumento apoya la idea de capacitar a las entidades en la gestión del voluntariado de acuerdo a las diferentes fases en las que se encuentren.
  • La adecuación de las tareas a las competencias personales y demandas emocionales del voluntariado son vitales para prevenir episodios de burnout (sentirse quemado) y abandono de la organización. Una vez aparecen estas sensaciones poco se puede hacer. Elaborar metas significativas para el voluntariado, la formación y un adecuado sistema de supervisión ahorrarían costes emocionales y prolongaría una colaboración saludable entre la persona y la organización responsable del programa de voluntariado.
  • La decisión de iniciar una actividad de voluntariado es meditada y planificada en el tiempo, sin embargo, un alto porcentaje de personas la inician bajo petición expresa, esto es, una vez se le solicita expresamente la ayuda. No obstante, la reactancia (o rechazo ante circunstancias percibidas de presión o hartazgo) es un elemento a considerar ya que limitaría la capacidad de las organización para hacer atractiva una futura colaboración.
  • El lado más oscuro de la ayuda. “The moral licensing effect” o efecto de licencia moral hace referencia al proceso por el que  personas que desarrollan un autoconcepto moral positivo disminuyen el comportamiento social de ayuda, esto es, se “liberan” de demostrarlo en futuras situaciones.  Por otra parte, determinadas relaciones de ayuda pueden derivar en situaciones de dependencia, estigmatización social de la persona “necesitada” o disminución de la autoestima. La evaluación de programas y la consideración de diferentes niveles de análisis más allá del individual llevará a conocer qué efectos tiene el programa sobre las personas participantes y sobre los contextos de intervención y las causas que generan problemas sociales.

A %d blogueros les gusta esto: