Archivo de la categoría: Voluntariado en Red

Competencias, tecnología y voluntariado


El voluntariado es una experiencia transformadora, que ofrece oportunidades para el aprendizaje y el desarrollo de competencias. Para desarrollar esta idea, Cibervoluntarios organizó las jornadas “Juventud, voluntariado y TIC: Competencias en Positivo” en el Salón de Actos del Pabellón de Uruguay de la Universidad de Sevilla.

En el encuentro participaron voluntarios, organizaciones no gubernamentales y agencias encargadas de promover la participación ciudadana. Las sesiones se centraron en analizar la contribución de las tecnologías de la información en las iniciativas de participación de los jóvenes. Entre otros, se examinaron experiencias de activismo social, prácticas externas, cooperación internacional y voluntariado virtual.

Las jornadas sirvieron para mostrar la diversidad de formas de participación comunitaria de los jóvenes, y la contribución del voluntariado a los procesos de construcción comunitaria. En el video se recogen las opiniones de algunos de los estudiantes, voluntarios y expertos participantes en las jornadas.


300.000 visitas

7048529167_e29cae1860

Silvia Viñales (CC BY-NC-ND 2.0)

E-Voluntas alcanza las 300.000 visitas. La actividad ha ido creciendo especialmente en los dos últimos años.

En diciembre de 2002 se constituyó como una comunidad iberoamericana sobre voluntariado, y desde 2006 publicamos entradas periódicas sobre voluntariado, sociedad civil e intervención social.

Cuatro temas han destacado especialmente en los contenidos recientes:

A continuación puedes leer una antigua presentación de los objetivos de E-Voluntas:

  • Maya Jariego, I. & Santolaya Soriano, F. J. (2005). E-Voluntas. Tendiendo puentes en el Tercer Sector. Summa de Voluntades. Revista del Voluntariado Social desde Andalucía, 5, 16-19. [pdf]



HelpUP, la red social del voluntariado

HelpUP es una red social de reciente creación, cuyo objetivo fundamental es ayudar a difundir y facilitar la financiación, donación y participación voluntaria en proyectos solidarios. Se trata de servir de “puente entre la sociedad, las organizaciones sociales y las empresas, interconectando a las mismas y generando beneficios para todos”, dando a conocer a la sociedad en general, proyectos y organizaciones sociales que de otra forma, no tienen posibilidades de poner en marcha campañas de captación de socios, voluntarios o recursos. En la página es posible acceder a los proyectos a través de un buscador o bien a través de clasificaciones en función de su popularidad o el número de voluntarios que han conseguido captar.


De las diversas formas de participación comunitaria

By oatsy40 (CC BY 2.0)

By oatsy40 (CC BY 2.0)

Hoy se ha celebrado en el Pabellón de Uruguay en Sevilla el encuentro “Juventud, voluntariado y TIC: promoviendo la participación social en la Universidad”, organizado por la Fundación Cibervoluntarios, con el apoyo de la Consejería de la Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucia y en colaboración con la Universidad de Sevilla, el Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria (SACU), E-Voluntas y la Plataforma del Voluntariado Social de Sevilla.

Uno de los objetivos ha consistido en valorar la diversidad de formas en las que se expresa la participación comunitaria. Entre otras, se han revisado iniciativas de voluntariado virtual, voluntariado internacional y actividades solidarias con reconocimiento académico:

  • El voluntariado digital permite formas de participación individualizada y en red. Facilita la implicación a distancia o de personas que tienen problemas de movilidad. Sin embargo, a veces se ha visto asociado a formas de implicación comunitaria débil.
  • El voluntariado internacional permite el desarrollo de competencias relacionadas con la movilidad, facilita el conocimiento de la realidad social y promueve la sensibilidad cultural. Los participantes en este tipo de iniciativas pueden contribuir con su acción  a iniciativas de cambio comunitario.
  • Las prácticas universitarias en centros sociales y comunitarios son una oportunidad para la colaboración entre el mundo académico y el mundo profesional. Permiten conocer buenas prácticas de intervención, sirven para desarrollar encargos comunitarios y tienen potencial para la sistematización de la práctica.

En la revisión de estas experiencias se destacó (1) el rol de mediación del voluntario o del estudiante en prácticas, (2) la riqueza de la diversidad de acciones y contextos en torno las iniciativas de acción solidaria y (3) el papel del voluntariado como experiencia transformadora, con potencial para la formación académica y personal.


De Cibervoluntariado

5115134303_271afea38f

By Shane Global Language Centrer (CC BY 2.0)

Hace 10 años los miembros de E-Voluntas, por entonces una lista de correo electrónico sobre voluntariado y sociedad civil con unos 300 suscriptores de España y Latinoamérica, hicimos una traducción participativa de la “Guía de Voluntariado Virtual”, publicada tres años antes por Susan Ellis y Jayne Cravens. El equipo de traducción realizó todo su trabajo online, sin reuniones cara a cara. Los capítulos se iban subiendo a la web y eran objeto de discusión entre los suscriptores. Para todos los participantes fue nuestra primera experiencia de voluntariado virtual. Entonces nos parecía enormemente innovador, porque tenía lugar precisamente al traducir el primer manual que presentaba de forma sistemática la gestión de la acción voluntaria mediada por Internet.

Desde entonces se fue generalizando progresivamente la incorporación de las nuevas prácticas digitales en las iniciativas de acción social. El programa de voluntarios de Naciones Unidas apostó decididamente por el voluntariado virtual, incluyendo los contextos de cooperación al desarrollo. El uso de las tecnologías de la información se ha mostrado muy productivo para innovar en las prácticas de participación y dinamización comunitaria.

En nuestro entorno más cercano, la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla puso en marcha un convenio de prácticas externas con Cibervoluntarios. Esto ha facilitado que los estudiantes de psicología pongan en marcha diferentes iniciativas que incorporan las tecnologías de la información en la intervención comunitaria. Iván Leal hizo un curso de introducción al uso del ordenador personal con pacientes de fibromialgia. Ana Medina desarrolló el proyecto Diabe-TIC, de educación y sensibilización sobre la diabetes. Carolina Lara llevó a cabo varias sesiones de alfabetización digital con personas con discapacidad intelectual moderada. Cristina Hernández hizo un blog sobre la comunidad gitana, orientado a la reducción de prejuicios y estereotipos hacia el colectivo. Actualmente, otros dos estudiantes utilizan un blog como medio de intervención con jóvenes en riesgo y padres pre-adoptivos.

En muchos de estos proyectos se ha combinado la alfabetización digital con el apoyo tecnológico a las asociaciones que intervienen con cada colectivo.


Juventud, voluntariado y TIC

cibervoluntariosEl 21 de febrero, Cibervoluntarios organiza la sesión “Juventud, voluntariado y TIC” en el que se presentan experiencias de acción solidaria y tecnologías de la información en el ámbito europeo. Desde la formulación del concepto de “voluntariado virtual” son muchos los casos en los que las TICS se han incorporado en las prácticas de acción social. La acción voluntaria puede contribuir a la formación y el aprendizaje de los que la realizan, y permite integrar fines educativos y comunitarios.

  • El encuentro contará con la participación de organizaciones no gubernamentales y asociaciones de Sevilla, que mostrarán el tipo de actividades en las que pueden implicarse los jóvenes.
  • También se analizará la naturaleza transformadora del voluntariado y otras formas de acción solidaria.
  • La jornada cuenta con una mesa de experiencias y buenas prácticas, contadas por sus protagonistas.
  • Se prestará especial atención al voluntariado de cooperación al desarrollo y a la vinculación del practicum universitario con iniciativas de participación comunitaria.

La actividad tendrá lugar en el Pabellón de Uruguay, de 9.30 a 14.00. Inscríbete en las jornadas remitiendo un correo a alejandra@cibervoluntarios.org (se entrega certificado de asistencia)

De voluntariado y TIC

  • Descarga el programa del encuentro [cartel] [programa]
  • Virtual Volunteering Wiki [Wiki]
  • Experiencias de practicum y voluntariado (pp. 131-136) [pdf]

El Teléfono de la Esperanza. Intervención y apoyo telefónico en situaciones de crisis

El Teléfono de la Esperanza es una organización no gubernamental de voluntariado, cuyo objetivo es la atención a “personas en situación de crisis individual, familiar o psico-social, sobre todo, dentro del mundo hispano-lusohablante”.

Como se menciona en el archivo histórico de su propia página web, el 8 de octubre de 1969 en Sevilla, el periódico ABC se hacía eco de la primera mención que Serafín Madrid hacía sobre la creación de un teléfono de la esperanza, al que ” podrán llamar todos los que se encuentren en urgente necesidad, no tengan a quien acudir y cuya demora en la petición de auxilio pueda acarrear desgracias, como la ruina de unos hijos, salvar una vida humana o la destrucción moral o espiritual”. Posteriormente, en 1971, después de visitas y encuentros con diversos profesionales y agentes sociales en los que se identificaron los “problemas psicosociales más acuciantes” se llega a la conclusión de que el teléfono podía ser utilizado como un buen medio de intervención a distancia.

Aunque en la actualidad, el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la intervención psicosocial (por ejemplo, en la creación de grupos de autoayuda mediante páginas o listas de distribución o inclusos las páginas de apoyo a causas concretas, como Change.org) y la eliminación de barreras físicas para la comunicación usuario-profesional, nos pueden parecer cuestiones cotidianas y relativamente frecuentes y normales, hay que considerar el contexto político, social y económico en el que surgió la idea de Serafín Madrid y darse cuenta de que se trató de una idea muy adelantada a su tiempo en muchos años. No solamente en cuanto a la utilización de nuevos medios de comunicación, sino en los propios principios que subyacen en el Teléfono de la Esperanza. Solo hay que pensar que apenas habían pasado seis años de la Conferencia de Swampscott (1965) en Estados Unidos, donde se sentaron las bases de la salud mental comunitaria y de la psicología comunitaria en general y en el que se plantearon principios y recomendaciones como el entrenamiento de profesionales para incorporar los aspectos comunitarios y sociales en el tratamiento de las enfermedades mentales y desde la que se planteó el papel del apoyo social en la atención a personas con problemas mentales y psicosociales.

Las primeras experiencias de servicios de intervención telefónica en situaciones de crisis, aparecieron en Estados Unidos a finales de los 60 y principios de los 70, con lo que el Teléfono de la Esperanza se puede considerar casi contemporáneo a estas primeras experiencias, en un contexto mucho más desarrollado que el español en aquella época. Pronto comenzó a aparecer cierto interés de investigación sobre los efectos, beneficios y eficacia de este tipo de servicios en la atención a personas en situación de crisis emocional. Por ejemplo, Stein y Lambert en un artículo publicado ya en 1984 en la revista American Journal of Community Psychology, donde hicieron una revisión y evaluación de este tipo de servicios, mostraron que existían evidencias que los relacionaban con tasas más reducidas de suicidios entre mujeres jóvenes.

El objetivo de la intervención en crisis, que constituye la base en la atención del Teléfono de la Esperanza, es la actuación concreta y puntual ante situaciones de estrés elevado, con el objeto de proporcionar el apoyo  necesario para estabilizar a las personas víctimas de estas situaciones. Las aplicaciones son claras: depresión, conductas suicidas, eventos traumáticos, catástrofes, etcétera. Es evidente que la presencia en el contexto de estos recursos de apoyo emocional y de atención inmediata, ayudan a superar estas situaciones y a minimizar sus efectos psicosociales a medio y largo plazo. Se trata de servicios de alta disponibilidad y de acción rápida, con protocolos de actuación preestablecidos, que permiten atender una variedad amplia de contextos de intervención.

En definitiva, el Teléfono de la Esperanza constituye una experiencia de valor tanto por sus resultados o su función social, como por algunos de los logros conseguidos en sus más de 40 años de existencia, que la convierten en una iniciativa pionera y de gran valor histórico para las ciencias sociales:

  1. Agregar el componente social a la ayuda y el apoyo en salud (sobre todo mental).
  2. La incorporación del teléfono como medio eficaz y rápido para la intervención inmediata en crisis.
  3. La atención a conflictos psicosociales graves mediante la incorporación de equipos de profesionales y voluntarios con una preparación adecuada.
  4. La incorporación del contexto familiar, como ámbito desde el que tratar estos problemas y conflictos.

Actualmente el Teléfono de la Esperanza se encuentra en 26 provincias en España, en Portugal y en 10 países latinoamericanos [ver mapa]. Tienen además una red de blogs y páginas de cada una de las sedes en las que se encuentran en España, y cuentas en Twitter y Facebook.

En 2013, Manuel García Carretero, voluntario del Teléfono de la Esperanza y presidente de la Plataforma del Voluntariado Social de Sevilla desde 2002 a 2008, y de la Plataforma Andaluza de Voluntariado desde 2007 a 2013, recibió el Premio al Voluntario Andaluz del Año:


Congreso Internacional de Educación, Voluntariado y Ciudadanía Activa

Congresovolgranada

 La Universidad de Granada acogerá la celebración del Congreso Internacional de Educación, Voluntariado y Ciudadanía Activa, que tendrá lugar los próximos 21 y 22 de febrero de 2014.

Los objetivos del evento son los siguientes:

  • Sensibilizar a la sociedad en general con la importancia de la ciudadanía
  • activa y comprometida para la construcción de una Europa social de derechos.
  • Sensibilizar a la sociedad en general con la valiosa contribución que el voluntariado hace a la sociedad y a la economía.
  • Estimular el debate y el aprendizaje mutuo entre las partes implicadas en la ciudadanía activa , el voluntariado y la educación.
  • Promover la metodología del Aprendizaje servicio como medio para estimular y generar la justicia social, la solidaridad y la ciudadanía activa.

El programa del Congreso organiza su plan de trabajo en torno a cuatro áreas temáticas:

  1.  Educación para la ciudadanía activa.
  2. Educación para la solidaridad. El aprendizaje-servicio
  3. Voluntariado y ciudadanía activa.
  4. Ciudadanía y solidaridad voluntaria.

La inscripción en el evento es gratuita y se formaliza a través del siguiente formulario, antes del 8 de febrero de 2014.

Las normas para presentar comunicaciones están disponible en el siguiente enlace [ver aquí]

Más información en la Plataforma Andaluza del Voluntariado o en el correo electrónico:  congresoeduvolci@gmail.com


Voluntariado educativo: un viaje de ida y vuelta

campus-solidarioLa Universidad de La Rioja ha participado a través del Campus Soliario en el encuentro “Voluntariado educativo, un viaje de ida y vuelta” de la Red de Educadores de la Fundación Jóvenes y Desarrollo, en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

La experiencia se centró en presentar las acciones de voluntariado internacional de estudiantes universitarios. En este caso se ponen en marcha actividades sobre el terreno y online, tratándose en parte de una forma de voluntariado virtual.


Campaña Internacional de Solidaridad #undiaparadar

Galletita454X153

El próximo 3 de diciembre se celebrará en todo el mundo “Un día para dar”. Se trata de una campaña internacional de solidaridad que surgió en 2012 en Estados Unidos con el hashstag #givingtuesday, como respuesta a las campañas de compras previas a la Navidad como Black Friday o Cyber Monday.

Este año, la campaña se ha extendido a los países de habla hispana, y está promovida por la Fundación Cibervoluntarios (en España), además de otras organizaciones iberoamericanas. Se ha creado una página web en la que es posible suscribirse, proponer iniciativas puntuales para ese día y difundirla a través de las redes sociales con el hashtag #undiaparadar.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: