Archivo de la categoría: Evaluación de programas

Selección de publicaciones del LRPC (2015-2016)

LRPC

En la presentación se recoge una selección de las publicaciones del Laboratorio de Redes Personales y Comunidades, durante el curso 2015-2016. Algunas de ellas están disponibles en la página de publicaciones. Estos son algunos de los trabajos referenciados:


Dosis y oportunidad de la intervención

Jack Zalium (CC BY-ND 2.0)

Jack Zalium (CC BY-ND 2.0)

Los efectos de la prevención 9 años después

Communities That Care (CTC) es una estrategia integral de prevención que normalmente consiste en: (a) poner en marcha una coalición comunitaria a nivel local, para (b) implementar prácticas basadas en la evidencia de reducción del riesgo y potenciación de factores protectores. La intervención se dirige a reducir las drogodependencias, los comportamientos delictivos, la violencia y otros comportamientos perjudiciales para la salud entre los adolescentes.

Después de un año y medio de aplicación suelen observarse los primeros cambios significativos. La intervención necesita entre 2 y 5 años para reducir los factores de riesgo, y entre 4 y 10 años para tener un impacto de nivel comunitario. Sin embargo, hasta ahora no se habían evaluado los efectos sostenidos de la implementación de CTC a lo largo de la vida de los participantes en el programa.

En una reciente prueba controlada aleatorizada evaluaron los efectos de CTC 9 años después de su aplicación en 24 ciudades de 7 estados diferentes en Estados Unidos. En general se observaron efectos significativos en el caso de los hombres pero no en el caso de las mujeres. Para la muestra completa sólo se observaron efectos sostenidos en la prevención del comportamiento delictivo.

Las comunidades que recibieron la intervención seguían mostrando un mayor nivel de abstinencia en las 11 drogas evaluadas y en los comportamientos delictivos hasta la edad de 19 años en los varones. Entre los chicos se da una mayor prevalencia de los problemas que se pretenden prevenir con CTC, lo que puede influir en que sean más sensibles a la intervención. En cualquier caso, parece de interés tomar en consideración las diferencias de género en las acciones de carácter comunitario en el futuro.

Referencia del artículo

Oesterle, S., Hawkins, J. D., Kuklinski, M. R., Fagan, A. A., Fleming, C., Rhew, I. C., Brown, E. C., Abbott, R. D., & Catalano, R. F. (2015). Effects of Communities That Care on males’ and females’ drug use and delinquency 9 years after baseline in a community-randomized trial. American Journal of Community Psychology, 56, (3-4), 217-228.

Intensidad, continuidad y oportunidad de las intervenciones en contextos comunitarios

La intervención comunitaria ha prestado especial atención en los últimos años a las condiciones en las que se produce la implementación de programas. Communities That Care ilustra cómo las acciones de prevención se ven obligadas a compensar la influencia persistente de los contextos de riesgo con acciones que contrarresten en la misma medida. En este sentido merece la pena destacar tres elementos:

  • Dosis. Los proyectos que consisten en un pequeño número de sesiones o que apenas se extienden un año tienen un impacto reducido en términos de cambio comportamental. Se hace necesario desarrollar proyectos de medio plazo para obtener resultados preventivos y/o que alcancen una repercusión comunitaria. Parece que a partir de los 4 años de implementación empiezan a calar en el nivel meso-social o comunitario.
  • Acción concertada. Esto se ve reforzado cuando no se trata de acciones puntuales sino de procesos de cambio en los que colaboran organizaciones y agentes clave de la comunidad. Las coaliciones comunitarias facilitan que las prácticas basadas en la evidencia aumenten su impacto, en la medida en que los miembros de la comunidad están expuestos a las mismas influencias desde diferentes fuentes y en diferentes escenarios.
  • Momentos críticos. La prevención temprana con población infantil ha mostrado ser la más eficiente. Especialmente, cuando es de carácter selectivo y se dirige a grupos expuestos a más factores de riesgo. Communities That Care empieza a aplicarse antes de la adolescencia, justo cuando para el conjunto de la población se inician los primeros comportamientos de consumo de drogas o algunas conductas de carácter delictivo. Como observamos en este estudio, la intervención en este momento crítico deja huella, especialmente en los varones, hasta 9 años después.

Empoderamiento, implementación y resultados

Las intervenciones basadas en la evidencia son necesarias pero no suficientes para la obtención de resultados

Abraham Wandersman reflexiona en la Eastern Evaluation Research Society (EERS) sobre la evaluación basada en el empoderamiento y las estrategia para mejorar la implementación de programas. En su presentación expone algunas ideas de interés para la evaluación de programas:

  • Los programas que se han mostrado efectivos experimentalmente no siempre funcionan cuando se generalizan y aplican en diferentes contextos comunitarios y organizativos. Se hace necesario atender y ser sensible a los contextos de aplicación. Además de un conocimiento basado en la teoría se hacen necesarias estrategias de mejora de la implementación de programas y modificaciones que aumenten el ajuste comunitario de la intervención.
  • Parte de las dificultades pueden estar en las reacciones de los participantes a ser evaluados, por lo que es necesario impulsar estrategias amigables de evaluación.
  • Las coaliciones comunitarias requieren de formas participativas de desarrollar la evaluación de programas. Las coaliciones comunitarias funcionan cuando se hacen cargo de su propio proceso de toma de decisiones y siguen un proceso autónomo y flexible de planificación, implementación y evaluación de resultados. No obstante, la participación de evaluadores locales puede ayudar a que las coaliciones sean más efectivas.
  • La herramienta Getting to Outcomes (GTO), orientada a la obtención de resultados, es precisamente una estrategia para facilitar la participación y el empoderamiento de las coaliciones en el desarrollo de programas e iniciativas comunitarias.
  • Los 10 pasos del modelo GTO pueden valorarse en múltiples niveles (individuos, organizaciones, comunidades, región, estado) dando lugar a diferentes consideraciones y grupos de interés.

El trabajo de Abraham Wandersman ha impulsado el interés por los procesos de implementación en la evaluación de programas. También ha mostrado la conexión directa entre implementación y empoderamiento comunitario. El video que acompaña esta entrada ilustra algunos de estos temas de interés.


5 pasos en las políticas basadas en la evidencia

Government Accountability, by Raymond Bryson (CC BY 2.0)

Government Accountability, by Raymond Bryson (CC BY 2.0)

En un contexto de escasez para la inversión de los recursos públicos, se han ido abriendo camino recientemente algunas herramientas para mejorar la eficiencia de la intervención. Entre ellos se cuenta el movimiento para promover “políticas basadas en la evidencia”. Normalmente son una combinación que pretende la gestión eficiente del gasto, la promoción de los programas más innovadores y la rendición de cuentas.

Recientemente la Fundación Pew-MacArthur ha publicado un informe que resume en cinco pasos las políticas basadas en la evidencia:

  1. Evalúa los programas financiados y clasifícalos en función de las evidencias disponibles sobre su efectividad.
  2. Incorpora dichos criterios en la gestión de subvenciones y ayudas públicas. Por ejemplo, estableciendo prioridades sobre el tipo de programas que serán financiados, aportando incentivos por la implementación de aquellos programas basados en la evidencia o incorporando criterios de rendimiento en la justificación de los proyectos.
  3. Prestar especial atención a que los programas se implementan de acuerdo con las evidencias previas disponibles.
  4. Valorar de manera sistemática que los programas están obteniendo los resultados pretendidos.
  5. Promover la continuidad de los programas efectivos y condicionar la financiación futura a la efectividad de las intervenciones.
  • Descarga el informe: Evidence-based Policymaking [pdf]

Barrios, familias y ajuste comunitario en la reducción del trabajo infantil

El programa Edúcame Primero Colombia es una acción psico-educativa que pretende reducir el trabajo infantil y garantizar el acceso universal a la educación. Se trata de una práctica basada en la evidencia que ha obtenido resultados positivos en Colombia y en varios países centroamericanos.

En este video se resumen tres lecciones aprendidas por los facilitadores del programa y el profesorado que colaboró con el mismo, a saber: (1) la necesidad de ajustar el programa a las características de los barrios y los contextos comunitarios específicos, (2) la importancia de la implicación de las familias en el contexto educativo y (3) la competencia entre el tiempo dedicado a trabajar y el tiempo dedicado a estudiar.

Tras la intervención en Barranquilla (Colombia) está previsto trasladar el programa a Lima (Perú). El material ha sido diseñado en encuentros de evaluación formativa con los facilitadores del programa en Colombia; y presenta de manera organizada las buenas prácticas de aplicación, de forma que sirvan de recomendaciones para los futuros aplicadores de la intervención en Perú.

Para citar este video:

Maya-Jariego, I., Holgado, D., Palacio, J. E. & Romero, P. (2014). Edúcame Primero Colombia. Reducing Child Labor in Barranquilla [Video file]. Retrieved from http://youtu.be/pfjLRfkEm18

SCRA-logo2-rgb SCRA Mini-Grants

Este trabajo de sistematización de la práctica forma parte del siguiente proyecto, financiado por la Society for Community Research and Action:

  • Kick-off meeting: transfer and community fit of best practices for reduction of child labor from Barranquilla (Colombia) to Lima (Peru). Society for Community Research and Action (SCRA). Community Mini Grants (#2014-01).

Los retos de la psicología comunitaria

John Fekner (CC BY-SA 3.0) Broken Promises/Falsas Promesas, Charlotte Street, South Bronx, 1980

Los psicólogos comunitarios han reflexionado desde los orígenes de la disciplina sobre los principios y valores que deben regular su intervención en el ámbito social; el compromiso con los grupos desfavorecidos; las estrategias de transferencia del conocimiento y la efectividad de los programas; y su inserción en el contexto histórico y sociopolítico.

En un trabajo recientemente publicado en el Journal of Community Psychology, Maritza Montero y María Winkler resumen las percepciones de un grupo de expertos iberoamericanos de Psicología Comunitaria sobre (a) los problemas sociales a los que deberán hacer frente en los próximos años, (b) las competencias básicas que serán necesarias en dicho contexto y (c) los retos que ello plantea en la educación y la formación en Psicología Comunitaria.

Algunas de las conclusiones que se derivan de su análisis son las siguientes:

  • La Psicología Comunitaria tiene una fuerte vinculación al contexto, por lo que no puede ignorar que los problemas sociales demandan soluciones que se insertan en un contexto global complejo, donde las crisis económicas y ambientales y los cambios sociales derivados de la inserción de las nuevas tecnologías, generan nuevos contextos de intervención y problemas sociales de naturaleza diversa.
  • Como consecuencia de ello, es necesario ampliar el espectro de los ámbitos clásicos de intervención, yendo más allá de la atención a colectivos desfavorecidos: la calidad de vida y la seguridad en contextos urbanos, la complejidad de la vida moderna y la inserción de las TICs en el contexto sociocomunitario, los problemas ambientales y su impacto en la calidad de vida de las comunidades, entre otros.
  • Las competencias generales y específicas señaladas suelen hacer referencia a la interdisciplinariedad, el aumento del rigor metodológico, el manejo y la incorporación de recursos tecnológicos en la evaluación y la implementación de los programas y el posicionamiento claro ante los problemas sociales, junto al análisis crítico de los contextos sociales y políticos.
  • Se adivina la tensión que apuntan Trickett, Trimble y Allen (2014) entre los modelos clínicos o de la salud y los modelos sociales en la atención a los problemas comunitarios. De forma sorprendente, pocos expertos apuntan a la necesidad de trabajar con la comunidad, y hay pocas referencias explícitas a procesos como la participación, la potenciación o la preparación comunitarias (conceptos clave en los últimos 30 años en la literatura sobre Psicología Comunitaria).
  • En general, hay una visión pesimista sobre el futuro en cuanto al crecimiento de las desigualdades, la pobreza y la exclusión social y, por extensión, sobre cómo la Psicología Comunitaria podrá hacer frente a estos cambios sociales y comunitarios.

Estas reflexiones sobre los retos actuales y futuros de la Psicología Comunitaria, deben servir no solamente para la mejora y la adaptación del rol y el desempeño profesional de los psicólogos comunitarios, sino también de la investigación y la formación en la disciplina. Como planteaban algunos de los expertos entrevistados por Maritza Montero, la Psicología Comunitaria no debe dejar de ser “la conciencia social de la Psicología”, pero sin olvidar sus raíces académicas y científicas.

Referencia:

Montero, M. & Winkler, M. (2014). Iberian and Latin American Ethics in Community Psychology: The Contradiction between Facts and Academician’s Perception. Journal of Community Psychology, 42(8), 997-1014.


Procesos comunitarios y redes organizativas

 

Imagen1

Laboratorio de Redes Personales y Comunidades (2014)

La revista Pensando Psicología editada por la Universidad Cooperativa de Colombia publica en su segundo número de 2014 un artículo sobre la relación entre diversos procesos comunitarios (empoderamiento, participación comunitaria y sentido de comunidad) y las redes organizativas y su papel en la mejora de la efectividad de los programas de intervención comunitaria. A continuación reproducimos el resumen de dicha publicación:

<<El propósito de este artículo es investigar la conexión existente entre el Sentido Psicológico de Comunidad (McMillan & Chavis, 1986), la Participación Comunitaria (Wandersman, 2009) y el análisis de redes organizativas (Provan, 1983), examinando la influencia que dichos enfoques ejercen en los niveles de análisis individual, organizativo y comunitario. Para alcanzar este objetivo ofrecemos una revisión de la literatura en las tres perspectivas y a continuación se analiza el modo en que quedan articulados con los distintos niveles de análisis. Finalmente exponemos algunas aportaciones que la aplicación de un enfoque ecológico puede tener para mejorar la efectividad de las intervenciones comunitarias.>>

Palabras clave: Análisis de redes organizativas, Intervención comunitaria, Participación, Potenciación, Sentido de comunidad.

Cita del artículo:

  • Ramos, I., Holgado, D., Maya-Jariego, I. & Palacio, J. (2014). Evaluación de procesos comunitarios y análisis de redes organizativas: elementos para mejorar la efectividad de las intervenciones comunitarias. Pensando Psicología, 10.

Este estudio se enmarca dentro del proyecto “Condiciones laborales, compromiso con la comunidad y redes organizativas en el sector de la industria cultural de Andalucía.” (SI-62/08) realizado en Andalucía (España) y financiado por Comisiones Obreras de Andalucía. Además contó con ayudas de la Oficina de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Sevilla y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).


Qué es la psicología comunitaria

  • Con un fuerte énfasis en la justicia social, la psicología comunitaria hace uso de la investigación orientada a la acción para guiar los programas comunitarios y las políticas que promueven el bienestar. Se centra en los individuos en sus contextos sociales, con el fin de prevenir los problemas antes de que ocurran.
  • Los psicólogos comunitarios trabajan para aumentar la capacidad de las comunidades para hacer frente a problemas fundamentales, y promover el empoderamiento de las personas marginadas como socios de la investigación. Utilizan métodos científicos para estudiar cómo se implementan los programas y las políticas, y para evaluar su impacto.
  • Trabajan para mejorar los sistemas sociales y desarrollar programas que se basan en las fortalezas y los valores culturales. Los psicólogos comunitarios trabajan en universidades, agencias gubernamentales, organizaciones sin ánimo de lucro y empresas de consultoría.
  • La psicología comunitaria tiene por objeto reducir la opresión a través de la investigación, la promoción, la organización comunitaria y el cambio político. Aprende más sobre el tema en scra27.org y descubre cómo puedes marcar la diferencia.

Selección de publicaciones del LRPC (2011-2014)

En la presentación se recoge una selección de las publicaciones del Laboratorio de Redes Personales y Comunidades, durante el período 2011-2014. Algunas de ellas están disponibles en la página de publicaciones. Estas son algunas de las publicaciones referenciadas:


7 ideas para mejorar el Baúl de Juegos

Nueve estudiantes de la Universidad de Sevilla han participado desde 2011 en estancias de cooperación al desarrollo en la Universidad del Norte, con becas de formación solidaria para la implementación del programa Edúcame Primero Colombia. Durante el curso 2012-2013, dos estudiantes colaboraron en la aplicación del programa Baúl de Juegos en tres colegios de Barranquilla. Como producto de dicho trabajo, elaboraron sendos trabajos fin de máster en psicología de la intervención social y comunitaria y psicología del trabajo y las organizaciones:

  • Bosque, R. (2013). “Baúl de Juegos”: La semilla de una intervención social y comunitaria para la prevención y erradicación del trabajo infantil en Barranquilla.
  • Cortés, V. (2013). Gestión del cambio en organizaciones educativas. Estudio de caso de tres centros donde se aplica “Baúl de Juegos”.

Este es el resumen elaborado por Raquel Bosque sobre su experiencia en Barranquilla:

<<Baúl de Juegos: La Semilla de una intervención Social y Comunitaria para la prevención del Trabajo Infantil en la Ciudad de Barranquilla, Colombia.
El Baúl de Juegos es un proyecto de intervención comunitaria en salud para la recuperación emocional de la infancia víctima del trabajo infantil a través de la lúdica promovido por la Universidad del Norte (Barranquilla) en colaboración con la Universidad de Sevilla. La Universidad de Sevilla centra su actividad en la evaluación continua y monitoreo del programa para la detección de buenas prácticas y la propuesta de mejoras en el campo de la participación social y la potenciación comunitaria.
Desde el Master Psicología de la Intervención Social y Comunitaria se presentó un estudio de casos cualitativo siguiendo el Modelo Getting to Outcomes y que ha sido denominado: Baúl de Juegos: La Semilla de una intervención Social y Comunitaria para la prevención del Trabajo Infantil en la Ciudad de Barranquilla, Colombia.
Este estudio de Casos ha tenido como objetivo evaluar el proyecto: a) conocer los aspectos claves del programa y el desarrollo de la implementación para la detección de buenas prácticas, b) valorar la pertinencia de incorporar a las familias en el programa mediante el diagnóstico de la situación actual de las familias y su presencia en el desarrollo del programa, y c) analizar los contextos de referencia para la detección de aspectos comunitarios potenciadores de la intervención. Para ello se han utilizado métodos y técnicas de investigación social tales como: Diario de campo o Cuaderno Bitácora, entrevistas semi-estructuradas a informantes claves, observaciones participantes, entre las que se incluyen los encuentros comunitarios con el acompañamiento de un/a referente autóctono/a.
Los resultados obtenidos llevan a plantear mejoras centradas en:
  1. El colectivo infantojuvenil como eje central del programa.
  2. Presencia familiar en todas las facetas del proyecto.
  3. Elección de un espacio comunitario neutro para la implementación del programa.
  4. Limitación de las funciones y competencias de los miembros del Equipo técnico y creación de mecanismos de control y seguimiento.
  5. Coordinación efectiva y eficaz entre las diferentes instituciones y agentes sociales.
  6. La visibilización de las actividades y tareas del programa.
  7. Consolidación de la perspectiva de género como un eje transversal.
En definitiva, se aboga por el planteamiento del programa desde una perspectiva estructural-funcionalista, sociocrítica y humanista que permita una mirada integral e integradora para la implementación de una intervención social y comunitaria real, sólida y eficiente que incorpore los conceptos de sentido de comunidad, participación social de las familias y la potenciación comunitaria como elementos claves y centrales de las propuestas de intervención (investigación-acción) para la prevención y erradicación de situaciones de especial vulnerabilidad del colectivo infantil en contextos de marginalidad y pobreza.>>

A continuación se recoge el registro gráfico de la experiencia de Raquel Bosque durante el segundo semestre del 2013. Las actividades tuvieron lugar en varios colegios de Barranquilla. Los padres y/o tutores de los niños y niñas del Baúl de Juegos autorizaron la difusión de imágenes de los menores participantes en el programa.

BAÚL DE JUEGOS


A %d blogueros les gusta esto: