Archivo de la etiqueta: Minigrants

La diversidad de contextos del trabajo infantil

El Silencio

DIVERSIDAD DE CONTEXTOS Y CONTEXTOS DE DIVERSIDAD EN EL TRABAJO INFANTIL

Las formas de trabajo infantil son muy diversas. También los contextos sociales y comunitarios en los que se produce. Por ejemplo, en el caso de Colombia hay una diferenciación muy clara entre el trabajo infantil que tiene lugar en contextos urbanos y el que se observa en áreas periurbanas y rurales. La cultura, las normas sociales y las instituciones influyen en los problemas sociales a los que se dirige la intervención psicosocial.

Parafraseando a Edison J. Trickett [pdf], necesitamos prestar atención a los contextos de diversidad y la diversidad de contextos del trabajo infantil. En este sentido, y a partir de la experiencia de intervención en Barranquilla, tres factores merecen una consideración especial:

  1. El desplazamiento forzado.
  2. La violencia colectiva e intra-familiar.
  3. Las actitudes de los padres hacia el trabajo infantil.

A continuación vamos a ilustrar estos tres temas con los casos de Pinar del Río, el centro de Barranquilla y el barrio de San Luis.

El desplazamiento forzado por la violencia política

PinardelRío

Pinar del Río es un asentamiento de desplazados en las afueras de Barranquilla. La mayor parte de las familias se reubicaron en este lugar huyendo de la violencia política en el centro y la costa de Colombia. En esta zona es frecuente que los niños trabajen en las labores del campo, en el comercio informal y en minas de carbón.

Las familias desplazadas, especialmente cuando llevan poco tiempo residiendo en el lugar de destino, tienen redes muy densas y comparativamente menos recursos de capital social. Necesitan diversificar sus relaciones y conectarse con los recursos de la sociedad local. Al mismo tiempo, el desplazamiento interno forzado es un factor de riesgo del trabajo infantil: la emigración aumenta las probabilidades de que los niños trabajen y de que asuman peores condiciones de trabajo.

Yasiri Pérez Mendoza, rectora del centro educativo de Pinar del Río

  • En el contexto del desplazamiento forzado se observan con frecuencia necesidades de acompañamiento por parte de los padres. A veces los más pequeños están a cargo de los hermanos mayores, o se dan otras configuraciones de familias desestructuradas.
  • La intervención psico-educativa parece mejorar el comportamiento de estos niños en clase. El profesorado señala que bajan los índices de agresividad en el aula.
  • Por su parte, las familias comentan que los participantes en el programa han mejorado el comportamiento con sus hermanos y, en general, en el hogar.

Violencia intrafamiliar y contextos de riesgo

Dora Suárez, docente de la Fundación Mi Hogar

  • La Fundación Mi Hogar es una organización sin ánimo de lucro que proporciona servicios educativos y de protección social a los niños en condiciones de vulnerabilidad del centro de Barranquilla.
  • En el centro de Barranquilla el trabajo más frecuente de los menores consiste en la venta de comida y bebidas en la calle.
  • Sin embargo, más allá del trabajo infantil, los niños son también víctimas de la violencia colectiva en Colombia y de la violencia intrafamiliar, entre otros contextos de riesgo.
  • En las familias de los niños que son atendidos por la Fundación Mi Hogar, hay una alta prevalencia de padres o madres que viven solos. En cualquier caso, es bastante habitual que la fundación no tenga conocimiento de quienes son los padres de los niños atendidos. Se trata de casos en los que falta el acompañamiento por parte de los padres.

La cultura del trabajo infantil

Padres de San Luis, Barranquilla

  • En el barrio de San Luis los niños trabajan en la albañilería y la confección textil. También venden dulces en los autobuses o limpian los cristales de los coches por una propina.
  • En general los padres piensan que de esa forma ayudan a las familias y colaboran con el mantenimiento del hogar. Las expectativas de los padres se cuentan entre los factores fundamentales sobre los que actuar. De ahí la importancia de mantener una relación continuada con las familias en los programas de prevención del trabajo infantil.

SCRA-logo2-rgb SCRA Mini-Grants

Este trabajo de sistematización de la práctica forma parte del siguiente proyecto, financiado por la Society for Community Research and Action:

  • Kick-off meeting: transfer and community fit of best practices for reduction of child labor from Barranquilla (Colombia) to Lima (Peru). Society for Community Research and Action (SCRA). Community Mini Grants (#2014-01).

El juego infantil en el medio educativo

BUENAS PRÁCTICAS DEL BAÚL DE JUEGOS


Vanessa Romero, coordinadora del Baúl de Juegos en Barranquilla

Continuamos la sistematización de la práctica en el programa Edúcame Primero Colombia, con la experiencia de dos dinamizadoras del Baúl de Juegos en Barranquilla.

Desarrollo de las competencias de los niños a través del juego

  • La filosofía del Baúl de Juegos consiste en proporcionar un espacio seguro en la comunidad para que los niños realicen actividades lúdicas.
  • A través del juego, aprenden a esperar los tiempos, respetar los turnos y dirigirse a las figuras de autoridad de forma adecuada. También adquieren competencias interpersonales y una actitud de respeto hacia los demás. Las competencias que se adquieren durante el juego se trasladan a continuación al aula o al contexto familiar.
  • Se realizaron dos adaptaciones respecto al programa original: por un lado, en el sistema de préstamo de juguetes hubo que trabajar de manera específica el control y el registro de juguetes. Se pasó progresivamente del control por parte del monitor a la gestión con autonomía por parte de los participantes.
  • En segundo lugar, en Barranquilla, en lugar de aplicarse el programa en un contexto comunitario se llevó a cabo, por cuestiones prácticas, en instituciones educativas (colegios y fundaciones). Esto permitió observar desde dentro las prácticas educativas de los docentes y de los estudiantes. Los dinamizadores se fueron acercando progresivamente a los docentes y pudieron también conocer a los niños participantes fuera del Baúl.
  • En las escuelas se observaron casos de maltrato físico o verbal, junto con problemas de convivencia entre los estudiantes, que fueron objeto de intervención a lo largo del programa.
  • El contexto de aplicación, educativo o comunitario, modula el funcionamiento del programa y modifica las barreras y oportunidades que se encuentran en cada caso.

La incorporación del juego en el medio educativo

Marlys Cardona, dinamizadora del baúl de juegos en la Fundación Mi Hogar

  • El Baúl pretende garantizar un espacio de juego entre los menores, personal y en grupo. Los supuestos de la intervención asumen las actividades lúdicas como un derecho de los niños.
  • El juego se basa en reglas que contribuyen al desarrollo de competencias y se transfieren a los contextos naturales de los niños: por ejemplo, compartir con los compañeros, respetar las horas establecidas para la actividad lúdica, etcétera.
  • El clima de relación abierta con los dinamizadores facilita que los participantes cuenten sus experiencias en torno al trabajo infantil.
  • En general los niños transmiten a sus familias que la experiencia es satisfactoria para ellos, que están contentos con dicho espacio.
  • Sin embargo, las familias normalmente desconocen el contenido del Baúl de Juegos. Una mayor socialización con el programa les permitiría conocer las implicaciones educativas de dicha actividad. Es importante la implicación de los padres porque facilitaría la transferencia de las prácticas desarrolladas en tiempo de juego al contexto familiar.
  • Entre los problemas de implementación se observó que las actividades lúdicas con frecuencia competían con las horas de formación académica, en perjuicio de los menores.
  • Por otro lado, cada año rotan las instituciones que participan en el programa, lo cual reduce la intensidad de la intervención. El programa termina cuando se empiezan a observar cambios en la población diana.

Itinerario

 

El Baúl en el centro de Barranquilla

En la institución educativa Mi Hogar se llevó a cabo una experiencia para ubicar el Baúl temporalmente en el medio comunitario, tal y como se representa en el plano. Los niños realizaban un recorrido desde el colegio hasta el parque en el que se ubica la biblioteca departamental. De esa forma el juego se desarrollaba en un espacio abierto y contribuía positivamente al clima del grupo. En un contexto similar se intercambiaron experiencias entre los participantes de diferentes instituciones educativas.

SCRA-logo2-rgb SCRA Mini-Grants

Este trabajo de sistematización de la práctica forma parte del siguiente proyecto, financiado por la Society for Community Research and Action:

  • Kick-off meeting: transfer and community fit of best practices for reduction of child labor from Barranquilla (Colombia) to Lima (Peru). Society for Community Research and Action (SCRA). Community Mini Grants (#2014-01).

La familia y la escuela en la prevención del trabajo infantil

BUENAS PRÁCTICAS DE LOS ESPACIOS PARA CRECER

Edúcame Primero Colombia es un programa de intervención psicoeducativa para la erradicación del trabajo infantil. Las estrategias de prevención combinan (a) actividades de desarrollo personal para garantizar la educación obligatoria básica (los Espacios para Crecer) con (b) actividades lúdicas en un espacio comunitario seguro (el Baúl de Juegos).

El programa se ha aplicado en Barranquilla a lo largo de los últimos años. Actualmente estamos preparando la transferencia del programa a Lima (Perú). En ese contexto, estamos recabando la experiencia de los facilitadores de los Espacios para Crecer y los dinamizadores del Baúl de Juegos en Colombia, de forma que resulten de utilidad a los nuevos aplicadores del programa en Perú.

Entre la familia y la escuela

A continuación resumimos las aportaciones de dos aplicadores del programa en Barranquilla.

La implicación de las familias

Eloísa Sierra, coordinadora del programa Edúcame Primero Colombia en Barranquilla

  • La vinculación de las familias con las instituciones educativas fue uno de los elementos clave para garantizar la asistencia de los menores a la escuela.
  • Pese a que el programa sólo preveía actividades dirigidas a los niños, algunos facilitadores incorporaron dinámicas de trabajo con las familias. En la práctica, el programa funcionó mejor cuando se hizo una socialización previa con los padres.
  • En algunos casos los espacios para crecer no se aplicaron en instituciones educativas sino en espacios comunales, como las juntas de vecinos. Los facilitadores estaban vinculados a ese espacio comunitario, facilitando el ajuste a las necesidades específicas de cada contexto.
  • Los padres valoraron especialmente las acciones de refuerzo educativo del programa, mientras que los niños apreciaban más las actividades relacionadas con el desarrollo personal y el proyecto de vida.

Resistencias y buenas prácticas en las instituciones educativas

Lola Turizo, facilitadora del Espacio para Crecer en el barrio de El Silencio en Barranquilla

  • Con frecuencia el profesorado se opuso a la incorporación de los menores trabajadores en la escuela: pensaban que podía afectar negativamente al desempeño del resto de estudiantes.
  • El profesorado asumía que los niños trabajadores, algunos de los cuales vivían en la calle, tendrían dificultades para aprender e incorporarse adecuadamente al marco educativo. Sin embargo, el programa funcionó como un complemento de motivación y mejora del rendimiento educativo de los menores.
  • Pese a que los profesores se quejaban de las actividades lúdicas y de las dinámicas participativas que se desarrollaban en el marco del programa, los resultados positivos contribuyeron a cambiar su actitud. De hecho, en algunos casos fueron incorporando las dinámicas que habían sido efectivas en el programa a su práctica educativa en clase.
  • Los participantes en los Espacios para Crecer se mostraron motivados, hasta el punto de que querían aumentar el tiempo de dedicación al programa. A ello contribuyó el clima afectivo de los espacios para crecer, junto con la promoción de la autoestima y las prácticas de autocuidado de los menores.
  • Entre los participantes en el programa se desarrolló una dinámica positiva en la que los mayores ayudaban y proporcionaban asistencia a los más pequeños.

SCRA-logo2-rgb

SCRA Mini-Grants

Este trabajo de sistematización de la práctica forma parte del siguiente proyecto, financiado por la Society for Community Research and Action:

  • Kick-off meeting: transfer and community fit of best practices for reduction of child labor from Barranquilla (Colombia) to Lima (Peru). Society for Community Research and Action (SCRA). Community Mini Grants (#2014-01).

A %d blogueros les gusta esto: