Archivo de la etiqueta: TIC

De las diversas formas de participación comunitaria II

voluntariadotic Comentamos más impresiones a las ya citadas en la entrada anterior alrededor del encuentro  “Juventud, voluntariado y TIC: promoviendo la participación social en la Universidad”, organizado por la Fundación Cibervoluntarios y en el que han participado asociaciones, profesionales de la intervención social y estudiantes.

Durante el encuentro se han suscitado diferentes temas de debate sobre la actualidad del voluntariado y los procesos de participación ciudadana, las competencias digitales de las entidades de voluntariado y las alternativas de colaboración y transferencia de conocimientos entre el ámbito teórico y el aplicado. Algunas de las ideas se resumen a continuación:

  • La gestión de los recursos virtuales conlleva repercusiones reales. Las TIC pueden optimizar el funcionamiento de procesos organizativos básicos, tales como la planificación interna, la comunicación, la formación ,etc. Las competencias asociadas a la gestión de los recursos de voluntariado también han experimentado nuevas exigencias. Ahora no solo se gestiona capital humano, sino también la información y, en última instancia, el conocimiento, que adquiere un valor estratégico en la medida en que se disemine al conjunto de la organización. Esta gestión es clave en la medida en que la participación asume diferentes  formatos gracias a las TIC. Por ejemplo, en algunas organizaciones puede que el voluntariado no haya visitado nunca la sede física de la entidad, en otras, por el contrario, la sede física pierde peso para el intercambio de información entre sus integrantes y el logro de sus objetivos.
  • La participación como contribución de valor a la comunidad por encima del beneficio personal. Asistimos a expresiones ciudadanas donde la administración pierde peso respecto al liderazgo de la sociedad civil. Es el caso de iniciativas como bancos del tiempo, redes de autoabastecimiento, mercados solidarios, monedas sociales, etc.  El voluntariado como experiencia de transformación social muestra una enorme capacidad de adaptación a diferentes contextos de participación. Sin embargo, no toda actividad colaborativa tiene por qué ser definida en términos de experiencia significativa. El componente clave viene determinado por la creación de valor a la comunidad más allá del beneficio individual de las personas que participan. Esta dimensión más de relevancia social se vuelve especialmente atractiva cuando participan grupos sociales y/o colectivos más vulnerables.
  • La transferencia de conocimientos y/o recursos como componente de innovación. La utilidad social del conocimiento es un tema recurrente en espacios de debate universitarios. La relación ciencia-práctica es el paradigma sobre el que fundamentar las relaciones de colaboración entre la investigación teórica y los contextos aplicados de intervención. Por su parte, experiencias de aprendizaje-servicio o las propias comunidades de aprendizaje ponen el acento en la transmisión (cuando no construcción) del conocimiento a través de experiencias de compromiso con la comunidad. El voluntariado ofrece también vías para fomentar modelos de ciudadanía activa al tiempo de socializar una cultura de participación a lo largo del ciclo vital.

En suma, el encuentro ha puesto de relieve argumentos para continuar el debate establecido en los siguientes términos: (1)  las TIC han contribuido a la aparición de modalidades de participación como el caso del microvoluntariado; (2) amplían la visibilidad social de las iniciativas comunitarias y (3)  contribuyen al establecimiento de modelos de trabajo cooperativos o en red entre diferentes actores sociales que crean un valor significativo en términos de empoderamiento de aquellos grupos sociales y colectivos en riesgo de exclusión.


Capacitación TIC de mujeres inmigrantes: El programa “Hola Fabiola”

holafabiola3

La Fundación Orange y la Fundación Directa promueven  Hola Fabiola, un programa que trata de incrementar la accesibilidad de las TIC por parte de la población de mujeres inmigrantes.

El programa propone un itinerario formativo que comienza con la alfabetización digital básica y se completa con dimensiones más complejas y que requieren competencias digitales  más avanzadas.

Analizamos esta iniciativa desde el punto de vista dell ajuste y accesibilidad de estrategias de intervención a la población inmigrante. Veamos algunos argumentos:

  • El material combina textos escritos en frases claras y concisas con imágenes que representan diferentes situaciones de uso de las TIC.
  • La organización didáctica del material permite adaptar los materiales al nivel de competencia digital de las personas protagonistas. Esta flexibilidad aumenta el potencial de cobertura del programa, ya que perfiles más avanzados pueden acceder a unidades didácticas más complejas sin necesidad de comenzar desde el principio.
  • El curso ofrece la oportunidad de participar de manera individual y online, ya que se han elaborado guías prácticas con instrucciones para realizar el curso de manera autogestionada.
  • El componente de ajuste a la comunidad es uno de sus puntos fuertes, ya que Hola Fabiola se configura también como una guía didáctica para que organizaciones sociales organicen sesiones de capacitación tecnológica dirigidas a mujeres inmigrantes. La utilización de entidades mediadoras añade un valor de proximidad (ej. divulgación del recurso a usuarias de otros programas).
  • Por último, Hola Fabiola ofrece un sistema de seguimiento del  progreso de las protagonistas, incentivando su implicación en el programa y reconociendo los esfuerzos por lograr los objetivos (ej. disponibilidad de modelos de diplomas).

En resumen, Hola Fabiola propone superar barreras individuales y sociales que impiden el acceso y uso de las TIC por parte de mujeres inmigrantes. Como puntos fuertes, destacar el diseño un material sensible y el empleo de estrategias comunitarias implicando a entidades sociales como mediadoras en el proceso de aprendizaje.

Como sugerencias, cabría considerar aquellos casos en los que la  barrera lingüística pueda ser un obstáculo para la participación de mujeres que no hablan español de manera natural. El empleo de personas voluntarias procedentes de su entorno social más próximo podría considerarse como complemento al proceso de aprendizaje. En situación similar podrían encontrarse aquellas entidades sociales que no cuenten con recursos para impartir formación vía telemática, si bien en estos casos Hola Fabiola cuenta con una red de entidades colaboradoras que podrían apoyar logísticamente la formación (ej. el caso de la red guadalinfo en Andalucía)

Para finalizar, podría esperarse que la participación en iniciativas de formación en contextos asociativos pudiera derivar en una experiencia significativa en términos de ampliación de la red de contactos (apoyo social) de las protagonistas, mejora de autoeficacia en el manejo de las TIC y con resultados prometedores en términos de superación de la brecha digital, acceso a recursos online e integración social


A %d blogueros les gusta esto: