Archivo de la etiqueta: Programs

Selección de publicaciones del LRPC (2017-2018)


LRPC

En la presentación superior se recoge una selección de publicaciones del Laboratorio de Redes Personales y Comunidades durante 2017-2018. Varios artículos corresponden a la línea de investigación sobre prevención del trabajo infantil y están disponibles en los siguientes enlaces:

  • Implementación del programa “Edúcame Primero Perú” [ARQOL]
  • Reflexiones sobre la prevención del trabajo infantil [AJCP]
  • Redes de familias en la prevención del trabajo infantil [PI]

Problemas de vivienda crónicos y episódicos en enfermos mentales

Ivaan Kotulsky ca. 1995 City of Toronto Archives (CC BY 2.0)

Patrones temporales de vida en la calle

Las intervenciones que se dirigen a grupos específicos son más efectivas que las que se dirigen de manera genérica a toda la población. En el caso de las personas sin hogar, esto se ha traducido en la elaboración de tipologías, que permiten diseñar servicios especializados para cada subgrupo en función de sus condiciones de vida y sus características comportamentales.

  • Por ejemplo, se ha distinguido entre las personas sin hogar de forma crónica y aquellos que están en esta situación de manera episódica. Mientras que los primeros suelen utilizar los refugios para personas sin hogar de manera continuada, los segundos entran y salen de este tipo de servicios.
  • También se han elaborado clasificaciones en función de indicadores físicos y comportamentales de salud, agrupando a las personas sin hogar en función de si padecen problemas de salud física, problemas de salud mental y abuso de drogas. Esto ha servido para determinar que los que muestran problemas con las drogas tienen más dificultades para conseguir cierta estabilidad residencial. El consumo abusivo de drogas es un factor de riesgo decisivo.

En un condado de Seattle (Washington), realizaron una investigación específica centrada en el subgrupo de personas sin hogar que padecen enfermedad mental. En este caso se identificaron cuatro grupos en función de los patrones temporales de uso de la vivienda: sin hogar de manera continuada, con alojamiento de manera continuada, sin hogar intermitentemente, y sin hogar temporalmente. El estudio permitió identificar algunos factores de riesgo:

  • Las personas con problemas de salud mental mostraron mayor riesgo de inestabilidad residencial a largo plazo (en comparación con la población sin hogar general).
  • Los hombres también fueron más vulnerables que las mujeres, estando más representados en el grupo de personas sin hogar de manera continuada. En este caso el género puede coincidir con otros factores de riesgo, tales como (a) el consumo abusivo de drogas y (b) la encarcelación. El consumo de drogas puede discurrir con situaciones episódicas de falta de vivienda y están en contacto con todo tipo de programas, desde refugios a programas especializados o la cárcel. Los centros de servicios son un escenario especialmente relevante para este tipo de población.
  • También es interesante constatar que quienes no cuentan con un diagnóstico de enfermedad mental, o quienes muestran problemas menos severos que la psicosis, pueden tener necesidades específicas en el acceso a las prestaciones.

Notas para la intervención

  1. Este es un ámbito en el que la prevención puede resultar especialmente pertinente, dada la asociación entre enfermedad mental y vida en la calle.
  2. También resulta útil diseñar programas basados en la idea de la continuidad de los programas de vivienda, facilitando transiciones hacia entornos residenciales progresivamente más independientes.
  3. Una de las prácticas basadas en la evidencia es el programa Housing First. En España se ha denominado “Programa Hábitat”, como se muestra en el video a continuación:

Programa Hábitat

Referencia del artículo

  • Brown, M., Chodzen, G., Mihelicova, M., & Collins, K. (2017). Applying a Time‐Patterned Typology of Homelessness Among Individuals with Mental Illness. American Journal of Community Psychology, 59, 306-315. [AJCP]

Aplicación de programas en centros educativos

En un comentario anterior describimos el punto de vista de los niños sobre el trabajo infantil. A continuación vamos a centrarnos en la relación que se produce entre los aplicadores de la intervención y los profesores del centro educativo, refiriéndonos a una anécdota en el programa Edúcame Primero Colombia.

“En una de las primeras visitas que hicimos los monitores a un centro escolar nos presentaron al rector del centro educativo y a la jefa de estudios. Ambos nos llevaron a una clase para que conociéramos a alguno de los niños que participaban en el programa “Baúl de Juegos” y en el “Espacios para Crecer”. Cuando llegamos a la clase los alumnos estaban con su profesora de matemáticas. Enseguida nos preguntó si nosotros éramos los de “ese programa” que se llevaba a los niños fuera del aula y le interrumpía la clase. Poco a poco se fue animando y nos soltó un discurso acerca de su malestar con este tipo de actividades que según ella no servían para nada. Decía que ella ya sabía lo que tenía que hacer en su clase, que aquellos niños que tenían problemas para seguir la clase lo que necesitaban era más disciplina y menos juegos que solo servían para distraer y descentrar al alumno y que en su clase se enseñaban “cosas de verdad” y no tonterías como jugar. A eso no se venía a la escuela. Además decía que a ella no le hacía falta tener un título de psicóloga debajo de la cama para saber mantener la disciplina dentro del aula y detectar problemas en sus alumnos. Incluso hizo que los niños cantaran para nosotros una canción sobre el buen comportamiento y la educación. Posteriormente nos enteramos que otros facilitadores del programa ya habían tenido problemas con ella. En concreto, algunos niños que estudiaban matemáticas con esta profesora apenas conocían las reglas básicas de la materia y los facilitadores tenían la sensación de que no prestaba atención a aquellos que tuvieran alguna necesidad especial. Lo que hicieron en estos casos fue incluir en las actividades del programa contenidos de refuerzo en matemática, pero en ningún momento se sentaron a hablar con la profesora y conocer por qué tenía esa actitud hacia el “Edúcame Primer, Colombia”.

Para mi, se trata de un ejemplo de cómo la falta de participación del profesorado y de su compromiso y comprensión de los objetivos del programa puede llevar al fracaso del mismo. Esta profesora sentía que se estaba invadiendo su ámbito de competencias con unas actividades que para ella no tenían sentido ni propósito claro y que chocaban claramente con su concepto de la docencia y la labor pedagógica en el centro educativo.  Allí nadie parecía darse cuenta, pero estaba claro que con que solamente esta profesora tuviera esa actitud hacia el EPC o el Baúl de Juegos, era muy difícil que funcionaran en ese centro educativo.

También fueron curiosas las primeras reacciones de todos nosotros, una vez que terminamos la visita. Básicamente estábamos sorprendidos por la actitud tan negativa y “desagradecida” de esta señora. No nos entraba en la cabeza por qué no era capaz de entender lo buenos que eran estos programas para sus alumnos y por qué nos faltaba al respeto de esa forma cuando no la estábamos atacando. Pero en ningún momento nos planteamos qué es lo que no se había hecho bien en la implementación del programa para que hubiera esta oposición frontal. Ella sí se sentía atacada y no nos preocupamos en saber por qué.

Creo que los aplicadores del programa tenemos que ser muy sensibles a la opinión de los profesores y otros actores relevantes de la comunidad. Es la única forma de que se produzca una apropiación adecuada de la intervención por parte del contexto local.”


A %d blogueros les gusta esto: