Archivo de la categoría: Trabajadores sociales

Clima social y práctica profesional en atención primaria de salud

Salud Uninorte recoge un artículo sobre el clima organizativo y la práctica profesional de los trabajadores sociales en Atención Primaria. Este es el abstract:

Resumen

Objetivos: Describir las demandas y el clima para la innovación en centros de Atención Primaria de Salud de un grupo de profesionales sanitarios y trabajadores sociales de salud y determinar los factores que influyen en el desarrollo del rol del trabajador social en el centro de salud.

Materiales y métodos: Se realizó un muestreo intencional por cuotas de 40 centros de salud en Andalucía (España), en los que se entrevistaron a 40 profesionales sanitarios y 40 trabajadores sociales de salud. Se aplicaron escalas de evaluación del clima para la innovación y las demandas del trabajo, el sentido de comunidad, las expectativas de rol y las competencias de los trabajadores sociales.

Resultados: Se encontraron diferencias significativas en la percepción del clima para la innovación entre los profesionales sanitarios y los trabajadores sociales. Las principales funciones desarrolladas por los trabajadores sociales eran la atención individualizada y la coordinación sociosanitaria. El clima percibido para la innovación en el trabajador social se relacionaba con la adopción de funciones de atención individualizada, la percepción de la satisfacción de sus necesidades profesionales y la percepción de la influencia en la toma de decisiones en el centro.

Conclusiones: Las diferencias encontradas en la percepción del clima para la innova- ción en el centro entre profesionales sanitarios y trabajadores sociales están relacionadas con la discrepancia entre el rol profesional y los objetivos organizativos. Ello lleva a los trabajadores sociales a optar por funciones alejadas de las competencias normativas de la intervención social en salud.

Palabras clave: Atención primaria de salud, clima para la innovación, demandas del trabajo, equipo de salud, trabajo social, rol profesional.

Referencia y artículo en pdf:

Para saber más:

Otras publicaciones anteriores profundizan en el estudio de la intervención social en salud en Andalucía desde la Atención Primaria y el Trabajo Social en Salud:

Holgado, D. & Maya-Jariego, I. (2012). Participación social, preparación comunitaria e intervención en salud. Estudios de caso de Trabajo Social en Atención Primaria de salud en Andalucía. Trabajo Social y Salud, 71, 165-185.

Holgado, D. & Maya Jariego, I. (2012). Preparación comunitaria y contextos de intervención: el caso de los trabajadores sociales de atención primaria en Andalucía (España). Anales de Psicología, 28 (1), 150-160.

Maya Jariego, I., Holgado, D., Santolaya, F. J., Gavilán, A. & Ramos, I. (2010). Comunidades preparadas para la salud. Preparación comunitaria y práctica profesional de los trabajadores sociales de Atención Primaria en Andalucía. Madrid: Bubok. [Descargar en BUBOK]


Participación social, preparación comunitaria e intervención en salud

La revista Trabajo Social y Salud ha publicado en su último número un artículo sobre la relación entre los procesos comunitarios y la práctica de la intervención social en salud desde el trabajo social en atención primaria en Andalucía. Copiamos a continuación el resumen de este artículo:

“El presente estudio tuvo como objetivo la evaluación de la relación entre el contexto comunitario y el contexto organizativo en la implementación de programas en Atención Primaria de Salud en Andalucía (APS). Para ello, se realizó un estudio cualitativo basado en el análisis de caso y el análisis conceptual del discurso de 10 trabajadores sociales de APS, que actuaron como informantes clave de los contextos evaluados. Se aplicó (a) una entrevista semi-estructurada a los informantes clave participantes, basada en diversos indicadores relacionados con el contexto organizativo del centro de salud, el entorno comunitario y la práctica profesional y se realizó (b) la observación externa del funcionamiento del centro y la documentación por fuentes externas de las características comunitarias. Los resultados muestran tres ámbitos fundamentales en la red conceptual del discurso de los profesionales entrevistados. Por un lado, la participación social, relacionada con la creación de coaliciones y consejos de salud y ajuste comunitario de las intervenciones. Un segundo ámbito relacionado con la preparación comunitaria y las características del entorno social en el que se inserta el centro de salud. El tercer ámbito se relaciona con el funcionamiento del centro de salud y el sistema sanitario en general.”

Holgado, D. & Maya-Jariego, I. (2012). Participación social, preparación comunitaria e intervención en salud. Estudios de caso de Trabajo Social en Atención Primaria de salud en Andalucía. Trabajo Social y Salud, 71, 165-185.

Otras publicaciones anteriores profundizan en el estudio de la intervención social en salud en Andalucía desde la Atención Primaria y el Trabajo Social en Salud:

Holgado, D. & Maya Jariego, I. (2012). Preparación comunitaria y contextos de intervención: el caso de los trabajadores sociales de atención primaria en Andalucía (España). Anales de Psicología, 28 (1), 150-160.

Maya Jariego, I., Holgado, D., Santolaya, F. J., Gavilán, A. & Ramos, I. (2010). Comunidades preparadas para la salud. Preparación comunitaria y práctica profesional de los trabajadores sociales de Atención Primaria en Andalucía. Madrid: Bubok. [Descargar en BUBOK]


IV Instituto de Verano de la Universidad de Fez

Entre los días 27 a 31 de agosto se celebra en Bouznika el instituto de verano “From Altruism to Partnership: Crossroads of Knowledge. What Challenges for Human Development?”, organizado por la Universidad de Fez (Marruecos). En sucesivos encuentros ha tratado temas de cooperación al desarrollo y trabajo social internacional.

Para participar en el encuentro se pueden aportar comunicaciones en tres ejes temáticos: colaboración y acción colectiva; valores utilitaristas y de voluntariado; aspectos éticos de las coaliciones y la colaboración.

Envío de abstracts hasta el 1 de junio: Profesor Hicham Khabbache  springfes@gmail.com

Expected papers should take part in one of the three proposed axes which will form the programme of the 4th International Summer Institute.

First Axis:

Working together, partnership is a mode of intervention among others

* Partnership and collective action

* The working process in partnership

* Partnership between the health and the medico-social fields

* Partnership and Territory

Second Axis

From the interest to be a partner and beyond the pragmatist approach

Two approaches co-exist and sometimes clash:

One utilitarian would hold that a partnership must guarantee the co-existence of different interests of knowledge broadly and specifically defined.

The other voluntarist who uses the ability of individuals to transcend their affiliations and interests to gather around a common object with the risk of “erasing” gradually what makes the richness of anybody.

Third Axis

The ethical challenge of partnership

The ethical challenge of partnership brings into focus the necessary confidence in which there must be a room to support human development. Partnership cannot be decreed; however, it is built slowly by means of working together with partners outside the institutions, incited by logics and motivations different from ours (the presence of constrains and pains). This is a test of hospitality measuring the ability to accept differences resulted from modalities of joint action.

  • Descarga el CFP [pdf]

Calidad de vida y ciudadanía de los jóvenes en Argentina

Graciela Tonón, profesora de trabajo social argentina, ha publicado un libro en el que resume los trabajos sobre la calidad de vida de los jóvenes argentinos que ha venido realizando desde 2002. El libro relaciona los indicadores de calidad de vida con la construcción de ciudadanía. A continuación se presenta el resumen en inglés de la monografía:

▶    The book presents a summary of the results of different studies developed by the author since 2002
▶    The main issue of the book is original as presents the relation between quality of life and construction of citizenship in young people as a particular population
This briefs is dedicated to analyze the relations between quality of life and construction of citizenship of young people in Argentina, considering two specific social scenarios: the community and the university. In the case of community it is important to note that it not imply uniformity, as community means the inclusion of diversity and the achievement of sharing within it, and in the case of university it will be necessary to recognize that as an educational institution the university has expanded his traditional role of production of knowledge, to be an institution of social reference and social support for students. To do this the author will show some of the results of a decade of research in quality of life and young people, using quantitative and qualitative methods.


Preparación comunitaria y trabajo social en salud

La revista Anales de Psicología recoge en su último número un artículo sobre el trabajo social de atención primaria, un producto del estudio de la preparación comunitaria del trabajo socio-sanitario en Andalucía.

La preparación comunitaria hace referencia a la predisposición del contexto comunitario al cambio que conlleva una intervención social. En el presente estudio se ha evaluado la preparación comunitaria en diferentes contextos de salud. Para ello, se aplicó una escala de 18 ítems a 81 trabajadores sociales de centros de atención primaria en Andalucía. Esta escala evalúa cuatro dimensiones del concepto de preparación comunitaria: el ajuste comunitario, la participación comunitaria, la implicación de los trabajadores sociales y la implicación de otros profesionales del contexto comunitario. Mediante el análisis de conglomerados se encontraron 3 perfiles fundamentales de contextos de intervención en función de las dimensiones evaluadas: un contexto de corte comunitario, un contexto técnico-asistencial y un contexto de perfil bajo o biomédico. A partir del Modelo de Preparación Comunitaria propuesto inicialmente por Oetting et al. (1995) profundizamos en la dimensión comunitaria del concepto.

  • Holgado, D. & Maya Jariego, I. (2012). Preparación comunitaria y contextos de intervención: el caso de los trabajadores sociales de atención primaria en Andalucía (España). Anales de Psicología, 28 (1), 150-160.


  • Contextos de la intervención en salud

    Perfiles de preparación comunitaria

    Los trabajadores sociales de atención primaria suelen ejercer un papel de articulación comunitaria, mediando entre el centro de salud y el entorno social en el que se ubica. Se trata de un perfil profesional que conecta a los equipos de atención primaria con las organizaciones de barrio, los líderes comunitarios y los recursos sociales en sentido amplio.

    En Andalucía, el análisis del rol de los trabajadores sociales de atención primaria nos ha permitido identificar tres perfiles diferenciados de intervención:

    1. Perfil bajo. La mayoría tienen niveles bajos de implicación social y ajuste comunitario. Los trabajadores sociales se asimilan a un modo de actuación biomédico, con consultas individuales a demanda. En estos casos se hace necesario actuar directamente en la dinamización de los equipos de atención primaria, prestando atención especial al rol de los trabajadores sociales en dicho contexto.

    2. Perfil técnico-asistencial. Cuando el centro de salud tiene un buen nivel organizativo y el entorno comunitario dispone de niveles adecuados de participación social, es frecuente observar que los trabajadores sociales asumen el rol de técnicos. Le dan preferencia en este caso a las actuaciones asistenciales y la distribución de recursos (aunque las actividades no destaquen por niveles altos de ajuste comunitario). En este contexto puede ser oportuno desarrollar programas de formación específicos en intervención social y comunitaria.

    3. Perfil comunitario. Los mayores niveles de ajuste comunitario -es decir, la adaptación de la actividad profesional a las peculiaridades de la comunidad- se da en contextos con niveles más bajos de participación. De algún modo, parece que el ajuste comunitario es una respuesta de los trabajadores sociales a las necesidades de dinamización del entorno del centro de salud. Sin embargo, cuando el nivel de participación es adecuado, pueden permitirse ejercer el rol de técnicos. El perfil comunitario permite la identificación de buenas prácticas y la gestión por resultados, proporcionando un modelo de actuación para otros centros de salud.

    Estos tres perfiles se presentan en el estudio sobre el rol de los trabajadores sociales en atención primaria en Andalucía. Una descripción más detallada está disponible en:


    Preparación comunitaria para la salud

    Niveles de preparación para el cambio

    Conseguir buenos resultados en la intervención social no sólo depende de un diseño adecuado de programas o de la difusión de buenas prácticas participativas, sino del contexto en el que tiene lugar la acción social. Esta sencilla idea de interacción entre la acción social y el contexto en el que se desarrolla (que remite de hecho a las propuestas originales de investigación-acción de Kurt Lewin), se está analizando de forma sistemática en la investigación reciente con el concepto de preparación comunitaria.

    La idea de preparación comunitaria traslada al campo social la noción de disponibilidad para el cambio en el caso de la terapia individual. La recuperación terapéutica requiere, por ejemplo, ser consciente de padecer un problema, comprometerse con el cambio personal, introducir cambios comportamentales, etcétera. En el caso del cambio comunitario son relevantes el nivel de sensibilidad social sobre determinados problemas sociales, el grado de organización comunitaria o la institucionalización de los programas sociales, entre otros factores.

    Para reflejar la diversidad de contextos comunitarios, en algunos casos (como el modelo de Oetting) se llegan a precisar hasta nueve niveles diferentes de preparación para el cambio. De un modo más sencillo, podemos pensar en factores cognitivos, motivacionales, organizativos e institucionales que facilitan el cambio comunitario. Un esquema más simple son los tres niveles de preparación comunitaria, representados en el gráfico:

    1. La primera etapa de la preparación comunitaria se refiere a la sensibilidad sobre el problema social. Para eso es necesario un buen nivel de información sobre las necesidades de la población, que la comunidad esté al tanto de los recursos existentes y cierta conciencia social sobre el problema en cuestión.
      • Por ejemplo, afrontar el problema de los malos tratos a la mujer se ve facilitado cuando existe un registro de los casos de violencia, cuando la población conoce los programas de prevención y acompañamiento existentes y cuando existe un debate social sobre el problema.
    2. En segundo lugar, la comunidad se tiene que organizar para afrontar el problema. La organización comunitaria se refleja en un liderazgo adecuado, y en los niveles de participación ciudadana, voluntariado y asociacionismo, entre otros factores.
      • En el caso de los malos tratos, la existencia de asociaciones de mujeres víctimas de la violencia doméstica y el activismo de las minorías más sensibilizadas pueden facilitar el cambio comunitario.
    3. Cuando se dan los niveles adecuados de sensibilidad y organización comunitaria, se alcanzan los mayores niveles de preparación, que se corresponden con la institucionalización del problema social. Los dispositivos educativos, sociales o sanitarios están organizados para responder a las necesidades sociales y se aplica una lógica de efectividad y difusión de buenas prácticas de intervención.
      • Si la comunidad está preparada para afrontar la violencia de género, los programas e iniciativas sociales se aplican siguiendo una lógica de efectividad. Se ponen en práctica los programas que mejor funcionan, de acuerdo con las evidencias previas, se promueve la difusión de las mejores prácticas, etcétera.

    Este modelo se ha utilizado en un estudio sobre el rol de los trabajadores sociales en atención primaria en Andalucía. Más información en:


    El Trabajo Social y la Atención en Salud (Los recursos)

    En las dos notas anteriores hemos hablado de los inicios y las características del trabajo social en salud. En esta última nota, haremos un repaso de los principales recursos profesionales y científicos de este ámbito, deteniéndonos con más detalle en el contexto español.

    En España, la entidad que aglutina la mayor parte de los recursos relacionados con la intervención sociosanitaria desde el trabajo social es precisamente la Asociación Española de Trabajo Social y Salud, que ya hemos mencionado en otro momento. Esta asociación profesional, cuyo fundador es Miguel Miranda, surgió en los años inmediatamente posteriores a la promulgación de la Ley General de Sanidad de 1986. De hecho, en este mismo año se convoca el I Congreso de Trabajo Social y Salud en Zaragoza, que lleva 10 ediciones hasta el momento. El objetivo era crear un espacio de organización, comunicación e intercambio de los profesionales que trabajaran en el ámbito del trabajo social sanitario. Su surgimiento, paralelo a los inicios de la reforma sanitaria, tenía la vocación de organizar este espacio profesional como un elemento importante en la incorporación de los factores psicosociales y comunitarios a la atención en salud desde los servicios sanitarios.

    La asociación publica desde 1989 la revista Trabajo Social y Salud, que tiene como objetivo el fomento de la investigación y la producción científica en el campo del trabajo social sanitario y su comunicación con tras disciplinas de las ciencias sociales y de la salud, por ejemplo a través de la publicación de trabajos interdisciplinares.

    Esta vocación de espacio de comunicación multiprofesional también se puede observar en la revista Atención Primaria, editada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Esta revista está orientada a la propuesta de estrategias de prevención y promoción de la salud en el ámbito individual, familiar y comunitario, además de la intervención médica en el contexto de la atención primaria de la salud.

    En el contexto anglosajón también existen asociaciones profesionales y científicas que tratan de organizar el ámbito del trabajo social en salud. Este es el caso de la Society for Social Work Leadership in Health Care, dedicada a promover la accesibilidad, disponibilidad y efectividad de los servicios de salud mediante la intervención del trabajador social en colaboración con otros profesionales sanitarios y no sanitarios. Esta asociación edita una de las revistas más importantes del área, Social Work in Health Care.

    La National Association of Social Workers (NASW), es la sociedad profesional de trabajadores sociales más grande del mundo. Surgió a partir de la unión de diversas asociaciones que siguen manteniendo su ámbito de actuación dentro de la misma. Una de estas asociaciones fue la American Association of Medical Social Work, fundada en 1918 y que fue una de las primeras asociaciones profesionales de trabajadores sociales. Entre las revistas que edita la NASW se encuentra Health and Social Work.

    Finalmente, podemos destacar también la revista Health and Social Care in the Community, editada por la Universidad de Manchester y la Escuela de Enfermería. Matronas y Trabajo Social. Se trata de una revista multiprofesional dirigida a trabajadores sociales y otros profesionales de la salud con “un enfoque de salud pública y comunitaria”.


    El Trabajo Social y la Atención en Salud (Las competencias)

    En la nota anterior describimos las primeras iniciativas relacionadas con la inclusión del trabajo social en salud. A continuación describiremos el papel desempeñado por el trabajador social en los servicios de salud y las dificultades existentes en su integración en dicho sistema.

    En los inicios de la reforma sanitaria, el papel de los trabajadores sociales en los servicios de atención primaria se relacionaba con los programas de apoyo que surgieron como complemento a las actividades del equipo de salud que precisaran de personal especializado. Estos programas pretendían establecer objetivos, estrategias de actuación y protocolos de coordinación interna y externa al centro e incorporar sistemas de evaluación, control y seguimiento de la atención sociosanitaria. Precisamente uno de estos programas era el de trabajo social y tenía como competencias “la promoción, la prevención, la rehabilitación de la salud y la reinserción comunitaria, así como actividades de fomento de la participación social”.

    En este sentido, el papel del trabajador social era visto como el de un profesional de enlace para la coordinación del centro de salud con otros profesionales, organizaciones y entidades comunitarias, tal y como se describe en un informe de 2009 sobre la Atención Primaria en España, editado por la SEMFYC. Posteriormente, el trabajador social terminó siendo parte efectiva del equipo de atención primaria, más allá de su participación en programas de apoyo específicos.

    Algunos informes y estudios han destacado las competencias que puede aportar el trabajo social en la atención sanitaria. Por ejemplo, en un estudio publicado por la Society for Social Work Leadership in Health Care se apuntas las siguientes:

    1. Llevar a cabo estudios de los factores de riesgo y protección relacionados con la salud, de los individuos, las familias, los grupos, las organizaciones y las comunidades.

    2. Planificar intervenciones centradas en el desarrollo de capacidades individuales, culturalmente sensibles y específicas en función del género, las familias, los grupos o las comunidades a las que vayan dirigidas.

    3. Desarrollar de forma efectiva el rol de agente de intervención psicosocial en el contexto sanitario, (a) participando en los equipos de salud, (b) evaluando, implementando y manteniendo programas integrales de intervención en salud, y (c) aplicando sus conocimientos teóricos y prácticos sobre gestión grupal, organizativa y comunitaria (gestión de equipos de trabajo, mejora continua de la calidad, marketing social, etcétera).

    4. Trabajar de forma efectiva con la comunidad, construyendo coaliciones y grupos de trabajo con líderes comunitarios, organizaciones e instituciones del entorno, para colaborar en la implementación de programas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

    5. Incorporar los valores y principios éticos de la intervención psicosocial en la planificación, el desarrollo y la implementación de programas dentro del centro de salud.

    Sin embargo, podemos decir que la integración del trabajador social en el sistema sanitario ha tenido una evolución desigual y lenta. Su rol no se ha acabado de consolidar dentro de los equipos de salud debido, entre otras razones a (a) la falta de crecimiento de las plantillas, (b) la falta de definición adecuada de sus funciones en los centros (en ocasiones con sobrecarga de tareas y trámites burocráticos) o (c) la elevada ratio poblacional y la desigual distribución por centros o equipos (con un mismo profesional para varios equipos, centros y zonas en algunos casos).

    Por otro lado, existe una cierta heterogeneidad en su metodología y práctica de intervención. Ello se puede deber, en ocasiones, a la falta de formación específica en APS, a la inexistencia de marcos normativos específicos de referencia en la regulación de sus funciones, al desconocimiento por parte del resto de profesionales sanitarios de su papel y sus competencias y al aislamiento y la dispersión mencionados.


    El Trabajo Social y la Atención en Salud (Los inicios)

    En las siguientes notas, destacaremos los aspectos fundamentales del trabajo social sanitario, como disciplina científica y profesional que se encarga de la intervención psicosocial en los problemas de salud de la población. Describiremos las primeras iniciativas surgidas en este ámbito y el papel que el trabajo social tiene en el sistema sanitario (sobre todo en la Atención Primaria de Salud). Nos detendremos en las competencias que el trabajador social puede aportar a estos servicios y, finalmente, en los recursos científicos y profesionales existentes en este ámbito.

    Los inicios del trabajo social sanitario se remontan a principios del siglo XX, cuando el médico Richard Cabot y la trabajadora social Ida. M. Cannon, instauraron en 1905 el primer servicio de trabajo social en salud (denominado en aquel momento Servicio Social Médico) en el Hospital General de Massachussets. Desde este servicio se proporcionaba, junto al diagnóstico y al tratamiento médico del paciente, información relacionada con su estado mental y con las características de su contexto social.

    Para Richard Cabot, la principal aportación que el trabajo social podía hacer en el contexto sanitario, no tenía relación tanto con los aspectos metodológicos, como con la incorporación de una visión más amplia de los problemas de salud. De este modo, los servicios prestados por el médico y el trabajador social tenían que ser interdependientes, de la misma forma que lo eran los condicionantes físicos y sociales del usuario. Esta interdependencia debía ser efectiva no solo en el tratamiento, sino también en la búsqueda de las causas y los factores desencadenantes de la enfermedad.

    Mucho más tarde (a partir de los años 70) los servicios de Atención Primaria de Salud (surgidos a raíz de las propuestas de Alma Ata) partirán de esta idea de atención sanitaria integral a la población. En España, casi desde el principio de la reforma sanitaria, los trabajadores sociales han tenido un papel clave en la prestación de los servicios socio-sanitarios. En este sentido, a raiz de la remodelación del sistema sanitario iniciada en 1984, se crean los servicios de atención primaria, se delimitan las zonas y distritos de salud y  aparece el equipo de salud, como unidad básica de atención, formado por los médicos de familia y los pediatras, los diplomados en enfermería y los ATS, los auxiliares de enfermería, el personal administrativo y los asistentes y trabajadores sociales.También en los hospitales han ido apareciendo los servicios de participación ciudadana y de trabajo social. Ejemplo de ello son los servicios existentes en los hospitales universitarios de Sevilla, Virgen Macarena y Virgen del Rocío.

    Es posible encontrar una información más detallada sobre los inicios del trabajo social en salud y el papel de los trabajadores sociales en la atención primaria en algunos de los trabajos de Miguel Miranda Aranda, Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo y director de la revista Trabajo Social y Salud.


    A %d blogueros les gusta esto: