Dos reacciones a la idea de sentido de comunidad

2912708983_5b597d4261

Chicago suburbs from the air (CC BY-NC-SA 2.0)

Una línea de investigación del Laboratorio de Redes Personales y Comunidades consiste en analizar el sentido psicológico de comunidad, es decir, el sentimiento de pertenencia a un colectivo amplio (más allá de la interacción directa que se produce en pequeños grupos). Esta idea genera reacciones diferentes dependiendo del público al que se dirija.

Cuando lo presento a mis alumnos en Andalucía, tengo la sensación de que el concepto es consistente con su experiencia subjetiva. En Sevilla hay formas comunitarias muy desarrolladas, con niveles elevados de cohesión social. También se refleja en mecanismos de control social comparativamente muy asentados, y a veces es una barrera para la innovación… Aunque es un estereotipo referirse a las hermandades de Semana Santa, constituyen un ejemplo prototípico de estructura meso-social, con mecanismos de reciprocidad e intercambio que se traducen en fuertes sentimientos de identificación colectiva. Para los estudiantes andaluces referirse a la “conexión emocional compartida” como una dinámica colectiva no es algo extraño sino familiar y comprensible.

Sin embargo, cuando he presentado nuestras investigaciones ante un público francés siempre he encontrado objeciones al propio término de “comunidad”. Se trata de un concepto con connotaciones políticas particularistas que entran en contradicción con el marco de referencia de la república (de la res publica), de la igualdad ante la ley o de la idea de ciudadanía. Suelo replicar haciendo un paralelismo con las dinámicas de cohesión de grupo. Hay formas de cohesión social en colectivos de nivel intermedio, meso-social, que resultan relevantes en el plano psicológico y en la estructura social, y que no se disuelven aunque adoptemos un marco político de referencia de carácter universalista.

Estas dos reacciones muestran la tensión entre el uso descriptivo y el uso político de la idea de “comunidad”. Los grupos pequeños pueden generar dinámicas positivas de cohesión social que mejoran su rendimiento, como ocurre en ocasiones en los equipos de trabajo. Normalmente son redes en las que todos los miembros se relacionan entre sí, tienen contacto directo y son visibles entre sí. Sin embargo, las formas de cohesión social también pueden darse en barrios, organizaciones o comunidades relacionales, que constituyen espacios meso-sociales en los que no todos los integrantes tienen una relación directa ni se conocen mutuamente.

La identificación con colectivos amplios, a través de redes de relaciones indirectas, constituye una experiencia cotidiana generalizada. El reto de la intervención social está muchas veces en promover dinámicas de cohesión social que no redunden en comunidades cerradas y excluyentes, con formas de identificación unívocas y poco flexibles.

Para leer más


One response to “Dos reacciones a la idea de sentido de comunidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: