Penas alternativas en violencia de género

Andrea Gómez Rodríguez

PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

El 25 de noviembre, coincidiendo con el Día Internacional de Lucha contra la Violencia de Género, Andrea Gómez Rodríguez, psicóloga de Instituciones Penitenciarias presentó el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas a los victimarios por casos de violencia de género. También participó Concepción Yagüe, Delegada Territorial de Instituciones Penitenciarias de Andalucía Occidental. Se trata de una de las sesiones con profesionales invitados organizadas por el Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria.

En el ámbito de la intervención social y comunitaria se han extendido en las últimas décadas los programas dirigidos a las víctimas de los malos tratos. Sin embargo, han sido comparativamente menos frecuentes las actuaciones con los victimarios de violencia de género. El Servicio de Penas Alternativas es una iniciativa innovadora, con estrategias de rehabilitación y reinserción social dirigidas a los maltratadores.

El trabajo con maltratadores resulta especialmente difícil desde un punto de vista psicológico. Los participantes –condenados por delitos de violencia de género- se incorporan al programa negando el delito, con enfado y temor respecto al servicio de penas alternativas, con información distorsionada sobre las características del programa y con necesidad de que su perspectiva sea escuchada. Sienten que las penas alternativas son un programa impuesto, con lo que resulta un reto poner en marcha estrategias motivacionales de cambio comportamental.

  • Normalmente se evoluciona desde la motivación extrínseca a la motivación intrínseca. Las penas alternativas funcionan como evitación de la reclusión en la cárcel, pero es necesario motivar para asegurar el compromiso con el programa y la motivación para el cambio.
  • En las primeras sesiones es importante detectar alguna necesidad que permita enganchar a los participantes con las actividades programadas. Resultan fundamentales las habilidades de escucha activa por parte del profesional.
  • Para ello se trabaja desde el desarrollo personal y la promoción de competencias. De ese modo, el programa se centra en interrumpir el círculo vicioso de la violencia.

“Yo estaba metido en una lavadora, que centrifugaba, que centrifugaba y cada vez era más difícil sacar la mano… que no podía darle a la tecla. Y tuvo que venir alguien de fuera a darle a la tecla, y paró… En este caso fue la Justicia.”

Las penas alternativas, en comparación con los programas educativos en la cárcel, permiten poner en práctica las herramientas y conocimientos que van adquiriendo en una situación más real, en sus vidas cotidianas. Esto facilita la graduación de la intervención y disponer de un contacto con profesionales cuando es necesario. Como contrapartida, el reto está en evitar que se incumplan las órdenes de alejamiento.

Andrea Gómez recordó que es importante no perder el punto de vista de la víctima, para lo cual es de gran ayuda cuando el profesional de la intervención cuenta con experiencia previa en ese tipo de programas.

“Si no tienes la perspectiva de la víctima, es difícil trabajar con maltratadores”

Anuncios

2 responses to “Penas alternativas en violencia de género

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: