Archivo mensual: noviembre 2010

La confluencia entre Internet y los Movimientos Sociales

En la primera jornada del II Encuentro de Movimientos en la Red, José Candón, miembro de Indymedia Estrecho, explicó la relación entre los Movimientos Sociales y las Nuevas Tecnologías. Para J. Candón, Internet, además de una revolución informativa, comunicativa y tecnológica, ha abierto la puerta a nuevas formas de organización social.

Los nuevos movimientos sociales y el avance de las Nuevas Tecnologías han tenido una evolución paralela y comparten determinadas características:

1. La reticularidad: La organización en red, descentralizada y altamente interconectada.

2. La interactividad: La bidireccionalidad y el flujo continuo de información, la facilidad para crear entornos altamente participativos e interactivos y la existencia de múltiples fuentes de información.

3. La virtualización, la digitalización y la hipertextualidad, como forma de enlazar la información y de mejorar la accesibilidad a información que antes estaba difícilmente disponible.

4. El desenclave temporal y la deslocalización. Los movimientos y el flujo de información son cada vez más globales, menos dependientes de las fronteras y de las limitaciones temporales.


FICOD, Salud y ONGs

Desde el pasado martes 16 de noviembre se viene celebrando el Foro Internacional de Contenidos Digitales (FICOD) en Madrid. Dentro de este evento relacionado con las nuevas tecnologías y destinado a profesionales de diversos ámbitos (televisión, ocio digital interactivo, educación, servicios sociales y sanitarios, etcétera), podemos encontrar diversos espacios de interés.

Por ejemplo, en el Taller “Organizaciones sin Ánimo de Lucro en la Nube”, se discutió acerca de la implicación de determinadas aplicaciones de las nuevas tecnologías (como el Cloud Computing) en la mejora de la gestión de ONGs y Fundaciones. En este taller han participado entidades como Adisagroup (que se encargó de su organización), Geanet, la Asociación Española de Fundaciones, AFAL (Asociación para las Familias de Enfermos de Alzheimer) o FIUS (Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla). Estas entidades también colaboran en la creación de estrategias integrales de gestión de la información en la organización.

Por otro lado, en el taller “Salud 2.0″, en la que se ha presentado “Qué Médico”, una red social para pacientes en la que los usuarios de servicios de salud pueden valorar y elegir profesionales sanitarios gracias a la opinión y la participación del resto de usuarios de la red.

Otro taller interesante es el de “Movilidad Sostenible 2.0″, en la que se ha presentado la plataforma Amovens, que fomenta el uso compartido del coche en las grandes ciudades. El taller se centra en el uso de las nuevas tecnologías y la Web 2.0 para el fomento de hábitos sostenibles y para la generación de utilidad y acción social.

Finalmente, en la mesa redonda ¿Tu médico está en Twitter?, se analizan el potencial que las nuevas tecnologías digitales tienen para los usuarios, profesionales y las organizaciones sanitarias. En este caso, cabe destacar que se ha creado un documento colaborativo en el que se pueden aportar experiencias de utilización de las herramientas en Internet para mejorar el trabajo en la atención en salud, a modo de buenas prácticas:


Agentes de voluntariado en Andalucía

En marzo de 2009 se celebró un encuentro con agentes sociales de la participación comunitaria en Andalucía para diagnosticar las necesidades percibidas en materia de voluntariado.

El seminario convocó a gestores de programas de participación comunitaria, coordinadores provinciales de la Agencia Andaluza de Voluntariado, técnicos y profesionales de la intervención, voluntarios/as y representantes de plataformas de voluntariado. El encuentro contó con unos 60 participantes y combinó las técnicas de análisis DAFO, grupos de discusión y asamblea pública. Se realizaron más de 90 aportaciones específicas para el desarrollo del III Plan Andaluz de Voluntariado. Las propuestas que recibieron más apoyo fueron las siguientes:

  • subvenciones bianuales;
  • compartir recursos y proyectos comunes;
  • hacer campañas conjuntas de sensibilización entre varias entidades;
  • realizar estudios innovadores, específicos y útiles;
  • consensuar una definición del concepto de calidad y los estándares de forma participativa;
  • personalizar la información acerca de las iniciativas voluntarias;
  • crear espacios y comunidades de aprendizaje y de práctica;
  • elaborar un boletín específico de voluntariado y calidad;
  • mejorar y aumentar la formación;
  • resolver la falta de coordinación entre entidades en los territorios;
  • y promover el intercambio de experiencias asociativas y personales entre entidades internacionales.

A continuación se resume el análisis DAFO realizado por los agentes sociales:

Fortalezas

  • Profusión de la acción voluntaria organizada (nacional-internacional).
  • Centros de Recursos para el Voluntariado en Andalucía (CRVA) como puntos clave para el desarrollo (o coordinación) de acciones formativas.
  • Diversidad de entidades dedicadas a la investigación sobre el tercer sector andaluz.
  • Alta tendencia a la participación en actividades de formación.

Oportunidades

  • Compartir recursos y proyectos para aumentar la eficacia de sus intervenciones.
  • Estudios innovadores, específicos y útiles para la acción voluntaria organizada.
  • Personalizar la información acerca de las iniciativas voluntarias.
  • Creación de espacios de intercambio o comunidades de aprendizaje o práctica.
  • Boletín específico sobre voluntariado y calidad.
  • Mejora y aumento de la formación en cuanto al tipo de destinatario (voluntarios nuevo ingreso/experiencia prolongada o a técnicos y directivos) y al momento pertinente.
  • Intercambio de experiencias asociativas y de personal entre entidades internacionales.
  • Fomento del voluntariado internacional.
  • Mejorar la difusión de los resultados obtenidos con la acción voluntaria.
  • Crear redes profesionales para el intercambio de experiencias

Amenazas

  • Se está ofreciendo información excesiva, abstracta y superficial sobre la acción voluntaria.
  • Falta de coordinación de entidades en los territorios.
  • Escasez de acciones dirigidas para la potenciación del trabajo en zonas rurales.
  • Riesgo de utilización del voluntariado y confusión de la acción voluntaria.

Debilidades

  • Escasa autonomía y solvencia económica.
  • Falta de definición de criterios de calidad compartidos.
  • Falta de formación en actividades de planificación y sistematización
  • Muchas veces, las asociaciones están más preocupadas por el trabajo y la organización interna que por el trabajo comunitario.

Puedes hacer click sobre la imagen para ver el conjunto de factores que componen el análisis DAFO.

Referencias:

  • III Plan Andaluz del Voluntariado (2010-2014). Consejería de Gobernación y Justicia. Junta de Andalucía.
  • Maya Jariego, I., Santolaya, F. J. Holgado, D. & Fernández, P. (2009). Análisis DAFO de las acciones de voluntariado en Andalucía. Sistematización de la práctica y coordinación de los recursos de participación comunitaria. Informe para la Agencia Andaluza de Voluntariado, Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía.

La práctica del Aprendizaje-Servicio

Finalizamos la serie de notas sobre el Aprenzaje-Servicio con la descripción de algunos recursos y experiencias prácticas de interés sobre el concepto.

En la primera nota describimos las bases conceptuales y los objetivos principales que guían la metodología y el desarrollo del Aprendizaje-Servicio. Destacamos además cómo se puede diferenciar de otros ámbitos de desarrollo y participación social como la investigación comunitaria o el voluntariado. En las dos notas siguientes, hicimos un desglose de los principales recursos científicos y de investigación existentes sobre Aprendizaje-Servicio. En esta última nota, pretendemos realizar un acercamiento, sin ánimo de ser exhaustivos, a algunos de los recursos y experiencias de aplicación y práctica del Aprendizaje-Servicio, con un énfasis especial en la aportación de las nuevas tecnologías a su desarrollo.

En este sentido, es cierto que  las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han sido fundamentales para el despegue de una gran cantidad de iniciativas de Aprendizaje-Servicio. Las nuevas tecnologías funcionan como una herramienta metodológica para el contexto docente, además de como vehículo de difusión, comunicación e intercambio en las experiencias de Aprendizaje-Servicio.

Podemos destacar, por ejemplo, el canal que el centro CLAYSS, del que ya hemos hablado anteriormente, tiene en Youtube. A través de este espacio audiovisual, difunden diferentes ejemplos reales de aplicación del Aprendizaje-Servicio, noticias y entrevistas a expertos en este campo y recursos que se pueden utilizar en otros contextos. Otros canales de interés en Youtube son el Centro de Recursos (Resource Center) del National Service-Learning Clearinghouse en el que suelen colgar noticias sobre los proyectos de servicios educativos y comunitarios que tiene en marcha. También destaca el canal del Programa de Aprendizaje Servicio del San Benedict College de la Saint John´s University.

Por otro lado, existen blog personales que funcionan como recursos de difusión e intercambio en el contexto del Aprendizaje-Servicio. Por ejemplo el blog de Rose Batlle reune información sobre educación, centrádopse sobre todo en los recursos de Aprendizaje-Servicio. Por ejemplo, incluye una sección en la que integra diferentes prácticas de APS en centros educativos, como el Proyecto Cibermanagers, la Red de Huertas Escolares en Argentina o el programa Creer para Ver de Clayss. Otras secciones incluyen la relación del APS con diferentes ámbitos (voluntariado, ciudadanía, organizaciones sociales. formación, guías prácticas o divulgación científica). Rose Batlle es una de las impulsoras de la creación de la Red Española de Aprendizaje Servicio, que se discutió en el III Encuentro de Aprendizaje-Servicio celebrado el pasado 3 de noviembre en Portugalete (y que ya fue apuntado por Aranztazu Martínez en un comentario de una entrada anterior).

También es interesante el blog de Clayss Digital, en el que se proponen recursos, noticias y buenas prácticas sobre Aprendizaje-Servicio, y que trata de dotar a sus contenidos de un elevado grado de interactividad. Por último, el blog de la Fundación SES también profundiza en el papel de la educación con factor de cambio y desarrollo comunitario.

En España tienen un papel destacado el Centro Promotor de Aprendizaje Servicio de Euskadi (Zerbikas) y de Cataluña (Aprenentatge Servei-APS). En ambos casos, se cuenta con bancos de experiencias y buenas prácticas de Aprendizaje Servicio, además de recursos y guías prácticas sobre el concepto.


Salud Comunitaria 2.0

Salud Comunitaria, es un blog de contenidos relacionados con la promoción de la salud, la participación comunitaria y la intervención en los determinantes sociales de la salud y la enfermedad. Su autor, Rafael Cofiño es médico de familia y comunidad, trabaja en el Servicio de Salud Poblacional de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios de Asturias.

El blog sirve como cuaderno de información, recursos y materiales sobre salud pública y prevención y promoción de la salud. Por ejemplo, una de las últimas entradas informa sobre la II Jornada de Participación Comunitaria en Salud en Asturias.

Uno de los recursos más interesantes con los que cuenta el blog es Salud 2.0. Se trata de un espacio gestionado por diversos autores que pretende servir de base de datos sobre recursos existentes en la red relacionados con la atención en salud para pacientes y profesionales. Los recursos que aparecen, tienen en su mayoría el carácter interactivo que proporciona la Web 2.0, aunque también ofrece recursos de información y orientación.


La investigación en el Aprendizaje-Servicio (II)

Continuamos con el monográfico sobre Aprendizaje-Servicio. En esta entrada, finalizamos la revisión sobre la investigación y el desarrollo teórico-práctico en el área iniciada en el post anterior.

Recientemente, dos revistas de elevado impacto en el área de la intervención social y comunitaria (American Journal of Community Psychology y Journal of Community Practice), han publicado sendos números especiales sobre el Aprendizaje-Servicio y su relación con el desarrollo comunitario y la investigación-acción comunitaria. Nos detendremos brevemente en sus contenidos.

En el caso del American Journal of Community Psychology, los artículos incluidos en la sección especial destacan la importancia de la investigación en el área del Aprendizaje-Servicio, en respuesta a la necesidad de (a) explicar los procesos y resultados del Aprendizaje-Servicio, (b) mejorar la implementación de los cursos y programas de Aprendizaje-Servicio, (c) facilitar la evaluación de los resultados de las diferentes experiencias o (d) proporcionar una base para desarrollar políticas que tiendan a la continuidad e institucionalización del Aprendizaje-Servicio en la educación superior. A través de la descripción de experiencias significativas en el área, se establece la relación entre el Aprendizaje-Servicio y el desarrollo comunitario.

Por ejemplo, en una revisión de los resultados encontrados en diferentes experiencias de Aprendizaje-Servicio realizada en la introducción a la sección especial, Reeb (2010) apunta que los resultados del Aprendizaje-Servicio se centran en la mejora de la responsabilidad social, de la conciencia, la empatía, o la justicia comunitaria y el respeto por la diversidad, en el caso del alumno. En el caso de los contextos educativos y comunitarios, el Aprendizaje-Servicio permite mejorar la coordinación y colaboración comunitaria, el sentido de comunidad y la potenciación de los propios recursos comunitarios. Por su parte, Bringle & Steinberg (2010) se centran en los contenidos del Aprendizaje-Servicio (desde el conocimiento académico, hasta el conocimiento de las oportunidades de participación comunitaria), mientras que Reeb et al. (2010) destacan la importancia de la autoeficacia en contextos de Aprendizaje-Servicio. Ronsing, Reed, Ferrari &  Bothne (2010) se centran finalmente en los obstáculos, las barreras y las limitaciones que se pueden encontrar las experiencias del Aprendizaje-Servicio para obtener resultados positivos, contando para ello con la perspectiva de los estudiantes participantes en el proceso.

Una de estas experiencias con resultados positivos, se describe en el artículo de Harkavy & Hartley (2010). El Servicio Académico-Comunitario (Academically-based Community Service) de la Universidad de Pensylvania es el resultado de 25 años de fomento de la orientación de la práctica educativa hacia el desarrollo de su entorno comunitario más inmediato. En este sentido, destaca la creación de coaliciones comunitarias en las que participan estudiantes, profesores e investigadores y agentes comunitarios para incluir en el currículum académico y de investigación el desarrollo de respuestas a los problemas comunitarios detectados. Por otro lado, Davidson, Jimenez, Onifade & Hankins (2010) describen la experiencia del Proyecto de Entretenimiento Adolescente (Adolescent Diversion Project) de la Universidad de Michigan, cuyo objetivo es proporcionar una alternativa al sistema judicial para jóvenes delincuentes.ç

En el caso del Journal of Community Practice , revista de trabajo social y desarrollo comunitario, el número especial se centra en diversos aspectos del desarrollo de este enfoque. Por ejemplo, se destaca el papel del Aprendizaje-Servicio como agente de cambio educativo y sociocomunitario, además de como estrategia pedagógica. Por otro lado, algunos artículos se centran en el impacto que tiene sobre el compromiso social de los estudiantes. Finalmente, también se aportan experiencia de Aprendizaje-Servicio en la intervención con personas ancianas, en zonas rurales y transfronterizas, y en contextos de diversidad.


Movimientos en la Red

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los días 25, 26 y 27 de noviembre se celebra en Cádiz el segundo encuentro “Movimientos en la red”, dinamizado por el CRAC.


La investigación en el Aprendizaje-Servicio (I)

Continuamos con la serie de notas sobre el concepto de Aprendizaje-Servicio y su aplicación en el contexto de la participación social y comunitaria. En este caso, nos detendremos en los recursos de investigación sobre el Aprendizaje-Servicio y su importancia para la mejora de la implementación de programas y experiencias en este ámbito.

En el contexto anglosajón, el concepto de Aprendizaje-Servicio (Service-Learning) ha sido desarrollado tanto desde la investigación como desde la práctica educativa y comunitaria. Prueba de ello es la existencia de departamentos de Aprendizaje-Servicio en la mayoría de universidades estadounidenses (como en Maryland, Colorado, Indiana, San Francisco o Duke entre otras). Por otro lado, también  cabe destacar en este sentido las aportaciones que han realizado diversos grupos de desarrollo teórico y práctico del concepto como el National Service Learning Partnership, con una sección dedicada a la investigación en este campo, o la International Association for Research on Service Learning and Community Engagement, que organizó del 28 al 30 de octubre en Indianápolis la décima conferencia internacional en este ámbito. También existen publicaciones especializadas en el área como Partneships: A Journal of Service-Learning & Civil Engagement o The International Journal of Service-Learning in Engineering.

En el ámbito iberoamericano también hay cierto desarrollo teórico y metodológico de este enfoque, con algunas experiencias de interés en la investigación y el desarrollo del Aprendizaje-Servicio. Entre ellas, destaca el Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS) que tiene como objetivo el desarrollo de programas de educación solidaria que contribuyan al desarrollo comunitario en el contexto latinoamericano. Este centro estableció las bases de la creación en 2005 de la Red Iberoamericana de Aprendizaje y Servicio Solidario, integrada por asociaciones y entidades de Latinoamérica, Estados Unidos y España.


Aprendizaje Servicio, Acción Social y Participación Comunitaria

En las próximas entradas vamos a realizar un análisis del concepto de Aprendizaje Servicio y su aplicación en el campo de la acción y participación social y comunitaria. En esta primera entrada, describiremos las bases teóricas del concepto y su relación con otros procesos de participación.

El Aprendizaje Servicio (Service-Learning en inglés) es una metodología se enseñanza y aprendizaje ampliamente extendida en diversos contextos educativos, sobre todo en el contexto anglosajón, donde es una herramienta consolidada y ampliamente utilizada. Se puede definir como una metodología basada en el currículum docente, centrada en la práctica y en la que los estudiantes participan en actividades organizadas de intervención en necesidades comunitarias. Los objetivos son el fomento de una actitud crítica ante los propios contenidos de la enseñanza, la implicación comunitaria del sistema educativo y sus miembros y el desarrollo personal, social y vocacional de los alumnos.

Esta metodología de aprendizaje ha supuesto un cambio significativo en las dinámicas de los contextos educativos y en su relación con el entorno social y comunitario. Josep M. Puig y otros (2006) definen las características fundamentales del aprendizaje servicio:

1. Se trata de una metodología educativa utilizable en la educación formal y no formal, aplicable con diferentes poblaciones y en diferentes contextos.

2. Propone un servicio a la comunidad que permita el aprendizaje y la colaboración en un marco de reciprocidad entre el contexto comunitario y los servicios educativos.

3. Se basa en la adquisición por el alumno de los contenidos clásicos de la enseñanza, junto a la adquisición de conocimientos y competencias no contemplados inicialmente.

4. Se basa en la reflexión sobre el entorno social, sobre sus dinámicas de funcionamiento y sobre los problemas y desigualdades sociales.

5. Requiere de la alianza y la cooperación entre instituciones educativas y entidades sociales de servicios a la comunidad.

6. Provoca cambios en diferentes niveles, tanto individuales, grupales, institucionales o comunitarios, así como de las políticas sociales y educativas vigentes.

7. Para su correcta implementación, requiere de  la implicación de la Administración, la colaboración de distintas entidades sociales y el impulso de instancias que faciliten la difusión de ideas, la presentación de las propuestas que han tenido éxito y la ayuda a la coordinación entre instituciones.

Aunque se trata de procesos relacionados, el aprendizaje-servicio se diferencia de otras propuestas de acción comunitaria como el voluntariado, la investigación comunitaria o la intervención comunitaria esporádica. En este sentido la Plataforma de Voluntariado en España ha adaptado el Cuadrante de Aprendizaje-Servicio, propuesto inicialmente por el Service-Learning 2000 Center de la Universidad de Stanford. Este cuadrante permite categorizar estos procesos en función de dos dimensiones: el nivel de integración del aprendizaje en el proceso y el papel del servicio comunitario en el mismo.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: