Archivo mensual: septiembre 2006

Biblioteca digital del voluntariado

La Liga Giennense de la Educación ha puesto en funcionamiento recientemente la Biblioteca Digital de Voluntariado y las Asociaciones (BIVA). Se trata de un archivo de documentación digital sobre el Tercer Sector. La biblioteca recopila y organiza información de todo tipo sobre voluntariado y asociacionismo.

En su diseño, la BIVA destaca por (a) sistematizar la información sobre voluntariado y por (b) su gestión participativa. En primer lugar, es un recurso que sirve para la catalogación de materiales. De esa forma se facilita la búsqueda, y la información aparece organizada y clasificada. En segundo lugar, está abierta a la participación de los usuarios. De ese modo, la biblioteca se beneficia de una actualización permanente, basada en aportaciones voluntarias. Por eso es un servicio “para el voluntariado” y “de voluntariado”. Además, los fondos no dependen sólo de criterios archivísticos, sino que introduce una valoración de los destinarios que garantiza la pertinencia de sus contenidos.

El proyecto se asienta en un conocimiento exhaustivo de las peculiaridades de la información en formato electrónico. Concretamente, trata bien los problemas de
volatilidad, dispersión y accesibilidad de la información electrónica. La propuesta de temas es extensa y detallada y está bien organizada.

Creo que a la gestión propia de la biblioteconomía (centrada en la sistematización y organización de la información) se podría incorporar algún sistema de ponderación externa de los documentos. La plataforma puede potenciar su carácter participativo y abierto. Por ejemplo:

1. Se podría pedir a los usuarios que puntuaran cada uno de los recursos en una serie de características (utilidad, claridad, etcétera). De ese modo, además de organizar la información proporcionaría un criterio de uso. De ese modo la ponderación es abierta y continua, aunque no sea sistemática…

2. También podría permitir la elaboración de comentarios sobre los libros y recursos incluidos en la BIVA, que quedarían anotados en la Web.

3. Igualmente se podría someter una selección de los documentos a la valoración de expertos.

4. Esta ponderación se convertiría a su vez en un elemento de evaluación e investigación. Sería muy interesante conocer, por ejemplo, el grado de asociación (correlación) entre la valoración de usuarios y “expertos”.

5. También se podría incorporar información de uso. Aquí la ponderación consistiría en informar del número de accesos a cada documento o recurso. Etcétera.

El carácter de iniciativa de voluntariado, basada en el software libre, de ámbito latinoamericano, y con apertura en los derechos de autor configuran al BIVA como una idea innovadora e interesante. Habrá que seguirles la pista.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: